El Ayuntamiento y Cruz Roja refuerzan su colaboración

Participantes en la reunión, delante de la sede de Cruz Roja en Salamanca. /WORD
Participantes en la reunión, delante de la sede de Cruz Roja en Salamanca. / WORD

Ana Suárez se reúne con el presidente de la entidad para mostrarle el apoyo municipal y analizar los convenios y acuerdos en vigor

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

La concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades del Ayuntamiento de Salamanca, Ana Suárez, se reunió con el presidente de Cruz Roja de Salamanca, Jesús Juanes Galindo, dentro de la ronda de visitas institucionales que la también primera teniente de alcalde está manteniendo con las entidades y asociaciones del tercer sector.

El Ayuntamiento de Salamanca va a destinar en esta legislatura más de 1,5 millones de euros para financiar el Centro de Atención a Personas sin Hogar, la Unidad de Emergencia Social, el Centro Joven, un programa de promoción de la salud y otro de educación de calle, además de ayudas para la cobertura de necesidades básicas a las familias más vulnerables, una cantidad es un 38 por ciento superior a la legislatura precedente.

La edil se ha interesado por el seguimiento del convenio firmado este año con Cruz Roja, con un presupuesto de 90.000 euros para favorecer la atención inmediata de la cobertura de las necesidades básicas de las personas más desfavorecidas de la ciudad, poniendo de manifiesto que «su prioridad son las personas».

«Seguiremos trabajando con las instituciones del tercer sector para afrontar las necesidades básicas de las personas más vulnerables de nuestra ciudad», indicó Suárez.

Mediante este convenio se ha agilizado la atención socioeconómica a las personas más desfavorecidas, con ayudas para el alquiler, para evitar un desahucio, o para evitar las situaciones de pobreza energética.

El Centro de Atención a Personas sin Hogar, que acaba de estrenar una nueva sede más amplia y cómoda, recibió tanto este año como el anterior 215.505 euros en subvenciones, dentro del convenio firmado en 2016. Además, el traslado de sede fue financiado con 132.000 euros para las obras y el equipamiento entre 2017 y 2018.

En este espacio se atiende a colectivos vulnerables que por diferentes motivos pasan por circunstancias de exclusión social, encontrándose en la calle. Dispone de personal especializado para dar respuesta a las diferentes situaciones que se presenten en los horarios de atención, para un total cercano al medio millar de personas el año pasado.

El Ayuntamiento también colabora con la Unidad de Emergencia Social, que realiza recorridos por diferentes puntos de la ciudad con un vehículo adaptado para la atención de personas sin hogar.

Cubre sus necesidades básicas con la entrega de alimentos, artículos de higiene y prevención; además de prestar atención sociosanitaria y psicosocial, ofrecer información y derivar a otros recursos de ayuda para un mejor seguimiento de la situación de estas personas.

El Ayuntamiento de Salamanca también aportó durante el año pasado, como en el actual, la cantidad de 50.000 euros para el Centro Joven de Cruz Roja, dentro del convenio plurianual firmado, atendiéndose a personas pertenecientes a colectivos vulnerables que por diferentes motivos pasan por circunstancias de exclusión social.

El año pasado atendió a cerca de 200 chicas y chicos a través de Programas de Cualificación Profesional Inicial en operario de fontanería y calefacción, auxiliar de servicios de restauración y ayudante de cocina, además de un título propio de instalación de parqué, tarimas y mantenimientos ligeros.

Por otra parte, el Ayuntamiento, en colaboración con todas las administraciones y entidades que prestan asistencia y atención a las personas sin techo, entre las que se encuentra Cruz Roja, ha impulsado la elaboración del Protocolo de Atención Coordinada a Personas Sin Hogar de Salamanca.

Su objetivo fundamental es mejorar los mecanismos de comunicación y coordinación entre las entidades, asociaciones y organizaciones que trabajan con las personas que tienen dificultades, potenciando el trabajo en red para ayudar de manera más eficaz y ofrecer una respuesta más rápida.

La concejal y el presidente de Cruz Roja han analizado el desarrollo e implementación de este protocolo, que se articula en tres fases (detección de las personas sin hogar, acogida y valoración e intervención), recoge la realización de itinerarios individualizados adaptados a las singularidades y necesidades de cada persona.