El Ayuntamiento creará un protocolo integral para prevenir el suicidio

La concejala de Familia y Sercivios Sociales, junto a miembros del Teléfono de la Esperanza. /LAYA
La concejala de Familia y Sercivios Sociales, junto a miembros del Teléfono de la Esperanza. / LAYA

Junto al Teléfono de la Esperanza presenta la campaña 'Yo también soy vulnerable', que se celebrará el próximo día 10 de septiembre

ROSA M. GARCÍA / WORDSALAMANCA

El Ayuntamiento de Salamanca pretende crear un protocolo integral que aborde la prevención, detección y seguimiento del suicidio, en el que estén coordinados todos los recursos municipales, sociales, educativos y sanitarios. Así lo aseguró la concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades, Ana Suárez, durante su visita a la sede del Teléfono de la Esperanza.

Representantes de la asociación y Suárez presentaron la campaña 'Yo también soy vulnerable', que se celebrará el 10 de septiembre con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio. El objetivo es «sensibilizar, cambiar la actitud de la sociedad ante este problema», por eso «lo que hacemos es poner palabras a ese gran sufrimiento que hay detrás de ese problema social» que va en aumento, afirmó Juan José García, voluntario del Teléfono de la Esperanza.

Suárez afirmó que «es necesario afrontar» la realidad del suicidio de «una manera correcta y adecuada», ya que son «situaciones muy delicadas en las que es necesario no solo tener sensibilidad, sino la formación y los conocimientos necesarios para hacerlo bien». Por ese motivo, aseguró que el Ayuntamiento quiere ir más allá de la colaboración que viene realizando con el Teléfono de la Esperanza y el apoyo a la campaña. Así, afirmó que se va a trabajar también «en la formación de todos los recursos municipales que son vía de entrada de muchas de estas situaciones, de muchas personas que están sufriendo situaciones tan complicadas que les llevan a plantearse este tipo soluciones tan drásticas»; es decir, se va a formar al personal de los centros de acción social, los que trabajan con mayores, con jóvenes, a la Policía Local, etc., ya que «a través de todos esos mecanismos entran al Ayuntamiento esas situaciones de personas con esos problemas, esos pensamientos y conductas suicidas, y tenemos que ser capaces de tener a los funcionarios perfectamente formados para poder dar respuesta a estas situaciones e intervenir de la manera más eficaz e inmediata».

Añadió que «existen herramientas para diagnosticar el riesgo de suicidio de una persona y esas son las que vamos a empezar a aplicar en cuanto consigamos encarrilar un protocolo de actuación». Pero el objetivo iría mucho más allá, ya que Suárez se comprometió «a estudiar un protocolo de intervención coordinando todos los recursos que ahora trabajan con esta situación», en el que no solo estarían los recursos municipales que pueden detectar e intervenir, sino también «los recursos educativos y sanitarios». «Nuestro propósito es crear un protocolo unificado, integral que aborde la prevención, la detección y el seguimiento a esas personas».

Para Juan José García, «coordinar todos esos recursos puede ser muy beneficioso para empezar a cambiar de actitud hacia el problema y solucionarlo», porque «se puede prevenir, detectarlo y atajar».

El día 10, el Teléfono de la Esperanza ubicará una mesa informativa y de sensibilización en la plaza del Liceo y, a las 19:30 horas, en la Universidad Pontificia tendrá lugar una mesa redonda.