El Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo compra la colección de orinales a la familia de 'Pesetos'

Foto del año 2009 de Pesetos mostrando parte de su colección./JOSÉ VICENTE / ICAL
Foto del año 2009 de Pesetos mostrando parte de su colección. / JOSÉ VICENTE / ICAL

Las datos económicos se facilitarán en la Comisión de Hacienda pero la operación ronda los 70.000 euros

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCIUDAD RODRIGO

Hace más de dos años que comenzó a tomar fuerza la posibilidad de que el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo se quedara con la colección de orinales del ya desaparecido José María del Arco 'Pesetos', en la actualidad, propiedad de su familia. Finalmente, en la comisión de Cultura celebrada ayer se dio cuenta del inicio del expediente para la compra de dicha colección por un precio del que se dará cuenta en la comisión de Hacienda. Lo que sí ha trascendido de ese acuerdo entre consistorio y familiares de 'Pesetos' es que la cifra se mueve en el precio de tasación que ofreció una empresa especializada, algo más de 70.000 euros.

En la actualidad, el Museo del Orinal tiene su sede en una sala de exposiciones del Seminario San Cayetano y se desconoce si una vez que se cierre la operación continuará en el mismo lugar o los responsables municipales buscarán otra ubicación. De cualquier manera, se garantiza que la colección no abandonará la ciudad algo que allá por el 2017 se llegó a plantear.

En la Comisión de Cultura se informó además sobre la memoria económica del museo que ha cerrado el 2018 con 15.560 visitantes que han aportado la entrada-donativo. El precio de la misma oscila entre los dos euros de la entrada normal y dos modalidades de descuento que la reducen a un euro o 0,50 euros, respectivamente.

El museo suma un superávit de más de 5.000 euros correspondiente a los ejercicios 2017 y 2018, tal y como se refleja en esa memoria.

José María del Arco más conocido como 'Pesetos' por un disfraz, era una de esas personas de referencia en Ciudad Rodrigo aunque buena parte de su vida la desarrolló en Málaga, siempre quiso que esa colección permaneciera en su localidad natal. La muerte le sorprendió al coleccionista de orinales cuando recorría por décima vez el Camino de Santiago. Su colección de orinales está compuesta por más de 1.300 piezas procedentes de distintas partes del mundo de las que él se encargaba de explicar perfectamente cada detalle.