Ayuntamiento, Cáritas y Cruz Roja se unen para ayudar a las familias más necesitadas

Jesús Juanes, Carlos García Carbayo, Carmen Calzada y Cristina Klimowitz. /WORD
Jesús Juanes, Carlos García Carbayo, Carmen Calzada y Cristina Klimowitz. / WORD

El Consistorio aporta 180.000 euros para que ambas entidades auxilien de forma inmediata a las personas que se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

Ayudar de forma inmediata a las familias que peor lo están pasando. Éste es el principal objetivo de los dos convenios que firmó ayer el Ayuntamiento con Cáritas Diocesana y Cruz Roja, entidades a las que aportará un total de 180.000 euros, distribuidos con 90.000 euros para cada una de ellas. El alcalde Carlos García Carbayo rubricó los convenios con los presidentes de Cáritas Diocesana y Cruz Roja, Carmen Calzada y Jesús Juanes, respectivamente.

Los convenios permitirán proporcionar una cobertura rápida a las necesidades personales básicas y sociales de las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad, priorizando las situaciones de desamparo personal y de necesidad social extrema que requieran una intervención urgente.

El regidor municipal explicó que estas prestaciones complementan la línea que tiene el Ayuntamiento de ayudas de emergencia social destinadas a este fin pero que, a diferencia de las que regula este convenio, son menos inmediatas por su necesaria tramitación. Las ayudas permitirán sufragar la cobertura de los gastos de alimentación, cuidados personales esenciales (vestido, higiene), tratamientos médicos, buco-dentales y farmacológicos, alquiler, pagos puntuales de comedores escolares, material escolar y libros de texto o recibos de gas, luz o agua.

Podrán beneficiarse de las ayudas, tal y como recoge el convenio, aquellas familias y personas en las que la capacidad económica de la unidad de convivencia no exceda de 2.5 veces el IPREM sin ponderar.

Cabe recordar que ambas entidades cuentan con diferentes centros con los que colabora el Ayuntamiento para dar respuesta a estas necesidades, como son el Centro de Emergencia Social (CES), el Centro Joven y la Unidad de Emergencia Social (UES), en el caso de Cruz Roja; y la Casa Padre Damián, Casa Samuel (Centro de Acogida de Enfermos de Sida), el Espacio Abierto y el Programa Ranquines que gestiona Cáritas.

Carmen Calzada afirmó que «la pobreza nos desafía todos los días con sus muchas caras marcadas por el dolor» y denunció que aún hoy «son muchas las personas o familias que siguen atrapadas en condiciones de precariedad, bien porque la puerta del empleo sigue cerrada para ellas o porque éste es precario o de poca duración». Señaló también que durante 2018 Cáritas otorgó 3.665 ayudas con una inversión de 672.000 euros, mientras que en lo que va de año ya se eleva a 107.862 euros destinados a sufragar 611 ayudas.

Jesús Juanes reflexionó sobre la «dificultad para incorporarse al empleo» a muchas de las personas que reciben estas ayudas urgentes de emergencia social y relevó que durante 2018 Cruz Roja entregó 3.627 ayudas, que permitieron atender a 4.954 personas desfavorecidas.