El Ayuntamiento abre el debate sobre la creación del 'mapa del miedo' de la ciudad

Pasadizo de La Alamedilla, situado por debajo de la vía férrea y que se caracteriza por su escasa iluminación. /LAYA
Pasadizo de La Alamedilla, situado por debajo de la vía férrea y que se caracteriza por su escasa iluminación. / LAYA

Ganemos pide abrir un buzón ciudadano en la web municipal para que los vecinos informen sobre las zonas poco iluminadas

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

La necesidad de dotar a la capital salmantina de un mapa donde estén perfectamente delimitados e identificados los espacios de la ciudad que carecen de poca iluminación y donde se pueden vivir situaciones de riesgo e inseguridad ciudadana, especialmente durante el horario nocturno, ha abierto un intenso debate en el Ayuntamiento de Salamanca.

Se trata de elaborar lo que mediáticamente ha sido etiquetado como el 'mapa del miedo', una herramienta que ya se ha puesto en marcha en otras zonas de España. No en vano, en febrero del pasado año una estudiante gallega de Fotografía –Jessyca Ocampo– diseñó el 'Mapa do Medo' de Galicia. Su objetivo era recoger testimonios de mujeres gallegas que habían sufrido agresiones sexuales en espacios públicos y, además, geolocalizar esas agresiones para alertar al resto de las mujeres de los peligros concretos que puede haber en una zona determinada.

El pasado mes de diciembre el Ayuntamiento de Valladolid incorporó a su planeamiento urbanístico un mapa de riesgos de género, que recogía precisamente las aportaciones que hicieron las lectoras de El Norte de Castilla en mayo de 2018, iniciativa que se plasmó en la publicación del primer mapa de los espacios de miedo de Valladolid.

Ahora parece que le toca a Salamanca, dado que en una reciente reunión de la Comisión de Medio Ambiente del Ayuntamiento el grupo municipal Ganemos propuso, por boca de su portavoz Virginia Carrera, la redacción de un mapa sobre el grado de iluminación de los diferentes barrios de la ciudad, que permitiera determinar las zonas de riesgo existentes. «Se trata de aplicar la perpectiva de género al urbanismo», recalcó Carrera, quien subrayó que existe una directiva europea que va encaminada precisamente en esta dirección.

Ganemos planteó, como mecanismo idóneo para elaborar este mapa sobre las zonas de riesgo que presentan insuficiente alumbrado, la habilitación en la página web del Ayuntamiento de un buzón ciudadano, donde los vecinos pudieran informar sobre las zonas de la capital –calles, plazas, túneles– que a determinadas horas de la noche resultan inseguras para caminar por ellas, debido a que la iluminación no es la adecuada. La propuesta de este buzón ciudadano, según rememoró Carrera, fue bien vista por el grupo de gobierno del PP, concretamente por sus concejales Javier García Rubio y María José Fresnadillo, que participaron en la reunión de la Comisión de Medio Ambiente y que mostraron su disposición a estudiar la posible puesta en marcha de este buzón ciudadano para recabar los testimonios y las opiniones de los vecinos, así como para trabajar conjuntamente con el jefe del área de Alumbrado. «Lo lógico es que las personas que pasean por las calles sean los que nos informen», apuntó la edil de la formación granate, quien matiza que la confección de este mapa es «un tema muy técnico» del que deben encargarse, precisamente, los técnicos municipales. Por ello, consideró prematuro empezar a aventurar por parte de su grupo zonas que deberían ser catalogadas como espacios pocos seguros.

Sin alarmismos

El portavoz municipal del PSOE, José Luis Mateos, desveló que su grupo ha venido planteando en diferentes comisiones, incluso ya en la anterior legislatura, la problemática derivada de la falta de iluminación en la ciudad. Sin embargo, subrayó que, a pesar de la percepción de inseguridad que puede generar la falta de alumbrado público en algunos lugares, no se debe generar un mensaje alarmista, porque Salamanca sigue siendo una ciudad segura. «Es un dato objetivo», enfatizo Mateos, quien se remite a las cifras que vienen publicándose periódicamente sobre los índices de criminalidad, que sitúan a la capital charra muy por debajo de los indicadores de otras urbes españolas.

Respecto a la propuesta lanzada por Ganemos sobre el buzón ciudadano, el PSOE entiende que la iniciativa es positiva, pero siempre que se «objetivicen» las opiniones y las percepciones que aporten los ciudadanos a la hora de plantear modificaciones en la iluminación en diferentes espacios de la ciudad.

El edil de Ciudadanos, Fernando Castaño, difiere radicalmente de las tesis que maneja Ganemos. «El primer problema es el nombre, como es hablar del 'mapa de miedo', lo que me parece horroroso... Lo que hay que hacer es crear un mapa de la contaminación lumínica y no un mapa del miedo», puntualizó el concejal de la formación naranja, quien entiende que no debe plantearse una relación directa entre la sensación de inseguridad y la mayor o menor iluminación de determinados lugares.

 

Fotos

Vídeos