BALONCESTO - Liga Femenina

El CB Avenida rinde tributo a Erika de Souza con una cómoda victoria ante Bembibre (87-50)

Erika de Souza se despide de la afición de Würzburg en el descanso del partido. /Manuel Laya
Erika de Souza se despide de la afición de Würzburg en el descanso del partido. / Manuel Laya

El equipo salmantino sigue invicto al frente de la Liga tras ganar un partido en el que la brasileña se despidió del equipo y de la afición tras rescindir su contrato con el club

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

El CB Avenida logró esta noche la tercera victoria de la temporada en la Liga regular al imponerse con contundencia al Embutidos Pajariel de Bembibre en el pabellón de Würzburg (87-50) para seguir al frente de la tabla clasificatoria junto a los también invictos Girona y Cadí La Seu -Gernika cayó en casa en la prórroga ante el ascendido Clarinos- en un encuentro que quedará marcado por la despedida del equipo salmantino de Erika de Souza. El club charro había anunciado por la mañana el acuerdo con Erika de Souza para romper el contrato de una temporada que le quedaba con el equipo charro para marcharse al IDK Gipuzkoa, donde sí podrá tener los minutos que le iban a faltar en el nuevo proyecto perfumero -que ha apostado este curso por unas pívots mucho más ágiles y móviles- y en el descanso del choque la brasileña, que ha pasado seis años en Avenida en dos etapas diferentes, se pudo despedir emocionada de la afición, que le tributó el reconocimiento que se merece una de las mejores pívots de la historia del basket femenino y que en Avenida ha ganado, por ejemplo, la Euroliga femenina o dos tripletes consecutivos entre otros muchos reconocimientos.

El encuentro apenas tuvo historia: Avenida fue de menos a más con unos primeros minutos del primer cuarto muy alejados en intensidad y acierto de lo que se espera de Avenida pero con el paso de los minutos fue imponiendo la aplastante diferencia de plantilla con respecto a un Bembibre que este año tendrá que pelear mucho para evitar el descenso. La enorme diferencia física en el juego interior, sin una cinco clara en las bercianas, permitió al CB Avenida abusar del rebote ofensivo y de los robos de balón.

En el apartado individual ofensivo no hubo una jugadora solo que asumiera el rol porque el juego coral ofensivo permitió a todas a anotar con buenos dígitos de casi todas: Samuelson (13 puntos), Vilaró (10 puntos), Akhator (10), Silvia (9 puntos y 7 asistencias), Hof (11 puntos y 9 rebotes), Gil (9 puntos), Hayes (8), Cazorla (8)... solo se quedó sin anotar la canterana Inés Santibáñez, que jugó el último periodo, y Loyd, ya en Salamanca pero sin poder jugar por su lesión de dedo.

El CB Avenida arrancó con Silvia, Hayes, Vilaró, Hof y Vitola en un primer cuarto al que le costó entrar, centrarse y defender como exige Ortega ante un Bembibre, que como suele pasarle a los equipos inferiores que visitan Würzburg, lo hizo valiente y sin nada que perder. Su acierto en el tiro exterior le permitió ir por delante en el marcador hasta que Silvia Domínguez se puso seria e hizo despertar a sus compañeras. Así, del 15-16 se pasó al 21-16 con dos triples finales de Cazorla y Samuelson.

En el segundo cuarto empezó a funcionar la defensa presionante desde la pista contraria, los robos de balón y finalizaciones rápidas que no tardaron en abrir el electrónico (36-23, min. 16) ante la constante defensa zonal de las bercianas para protegerse de la diferencia de centímetros y kilos del interior. Sin embargo Avenida no controló las pérdidas y permitió a su rival vivir dentro del encuentro más tiempo quizá del que había pensado.

En un partido ideal para probaturas, Ortega finalizó el periodo sin bases y con Vilaró a los mandos -en el tercero probó de nuevo con las dos bases- mientras que Bembibre seguía luciendo su tiro exterior para mantenerse dentro del partido gracias la alero Manning con 10 puntos al descanso que se cerró con 46-33.

Pero como suele pasarle a los equipos en Würzburg, la diferencia de amplitud de banquillo pasa factura tras el descanso y el CB Avenida, a través de varios robos consecutivos sin que el conjunto de Pepe Vázquez pudiera pasar del centro de la cancha, rompió el partido en apenas cuatro minutos (57-39, min. 24). La afición de Würzburg agradeció el constantes esfuerzo defensivo de sus jugadoras, en especial de una Vilaró entregada a la causa como si el triunfo estuviera en cada balón que se le acercaba cuando se cerró el tercer periodo con 64-41.

El último periodo sirvió para engordar estadísticas, dar minutos a la canterana Inés Santibáñez ante su afición y para aumentar la renta hasta dejarla en el 87-50 final.