BALONCESTO - Liga Femenina

El CB Avenida pasa por encima del ascendido CB Clarinos en la segunda parte (57-84)

Vilaró supera a Moss en una acción del partido. /Foto: CB Avenida
Vilaró supera a Moss en una acción del partido. / Foto: CB Avenida

El equipo salmantino, en una buen partido de Vitola, Akhator, Vilaró y Hayes, dejó a las tinerfeñas en apenas 20 puntos en la segunda parte con su gran defensa para seguir al frente de la tabla

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

El CB Avenida ha sumado esta mañana en Tenerife la segunda victoria de la Liga Femenina que le permite seguir comandando la tabla al imponerse por 57-84 al CB Clarinos en un completo partido de las de Ortega en las que brillaron especialmente las interiores Vitola (11 puntos y 7 rebotes) y Akhator (con 18 puntos y 10 rebotes) y en el exterior Tiffany Hayes que, tras perderse el primer duelo ligero por lesión, ya dejó el sello de su enorme calidad en la Liga regular con 20 puntos como ya hiciera en la final de la Supercopa, o Vilaró tanto en el aspecto defensivo como ofensivo (8).

Ortega ya tuvo en Tenerife a diez jugadoras disponibles tras la reciente llegada de Erika de Souza el viernes tras ganar el bronce con Brasil en la Americup de Puerto Rico, aunque la pívot no tuvo minutos. El equipo salmantino volvió a ofrecer una gran versión defensiva con su gran poderío físico en cancha contraria y constantes dos para uno que no pararon de forzar pérdidas en un CB Clarinos (22 en total), recién ascendido, que cuenta con una veterana plantilla con mucha calidad con jugadores en sus filas como Atkinson, Montenegro, Weaver o las experfumeras Cristina Pedrals y D'Andra Moss.

Ortega realizó un único cambio con respcto al primre quinteto liguero y fue la entrada de Hayes, ya recuperada de sus molestias musculares, por Cazorla, y la acompañaron Silvia, Vilaró, Akhator y Vitola. El equipo salmantino entró 'caliente' al partido con su alta y agresiva defensa, y apostando en ataque por los mayores centímetros de Vitola y Akhator. Con apenas 3.40 discurridos, el CB Clarinos ya tuvo que parar el partido con un parcial de 2-12. El técnico tinerfeño intentó cortar las pérdidas de balón, pero siguieron siendo una constante ante los dos contra una en banda que suponían constante robos de balón -10 pérdidas ya en el primer cuarto-. Tras el triple de Hayes (5-19) llegaron las rotaciones con entradas a la pista de Samuelson, Hof, Cazorla o Gil y tras algunos despistes defensivos, la renta se estabilizó sobre la decena de puntos para cerrarse el cuarto con 17-25 impidiendo la polifacética Atkinson y sus 11 puntos que las charras se fueran en el marcador.

El 5-0 de parcial de las canarias tras un triple de Montenegro llevó a Ortega a parar el partido al llegar sus jugadoras tarde a dos defensas (22-25, min.12). Tuvieron que volver a la pista Vitola y Hayes para intentar sacar del atasco ofensivo con Ortega manteniendo la apuesta por las dos bases. Precisamente Cazorla con un triple rompió los tres minutos sin anotar de las suyas ante un Clarinos que encontró el modo de superar la pegajosa defensa charra: moviendo muy rápido el balón y haciendo así inofensivos los dos contra uno de Avenida. Las charras lograron estirar la goma por encima de la decena de puntos (28-39) pero ahí apareció la exjugadora perfumera Dandra Moss con dos triples seguidos para evitar que las charras rompieran el partido. La que volvió a dejar destellos de su enerme clase fue Hayes, que con un triplazo sobre la bocina con la defensora encima, llevó el partido al descanso con 37-48 para las charras. y llograr así su puntos número 14 en lo que iba de partido.

En la reanudación sí que Avenida pudo romper ya el partido en los primeros cinco minutos del tercer cuarto. De hecho en toda la segunda parte apenas encajó 20 puntos. Apostando de nuevo por dentro con Vitola y Akhator y la calidad de Hayes por fuera y con la defensa por bandera, las charras lograron un parcial de 6-14 que forzó el tiempo local con 43-62. Moss y Atkinson fueron secadas en este periodo y al conjunto charro no le costó demasiado ir abriendo hueco hasta marcar una renta máxima de +21 (43-64) para cerrar el cuarto con 50-67.

En el último periodo la calidad del partido decayó en un correcalles, en gran parte con muchas jugadoras de ambos equipos intentando 'engordar' sus números en acciones forzadas individuales. La máxima renta llegó a ser de +27 (57-84) precisamente al final del partido.