FÚTBOL - Segunda B

Astu culpa a Gorka Etxeberria de su salida de Unionistas

Astu, durante su rueda de prensa. /MANUEL LAYA
Astu, durante su rueda de prensa. / MANUEL LAYA

El extécnico de Unionistas da una rueda de prensa para «responder a las acusaciones que me hicieron» y cree que «Gorka es el artífice de todo esto, la relación fue nefasta desde el día 3»

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Jorge González Rojo 'Astu' ha ofrecido esta tarde una rueda de prensa para dar su punto de vista sobre su destitución al frente de la plantilla de Unionistas de Salamanca tanto como técnico y director deportivo. El preparador que ha logrado los tres ascensos del club desde Provincial hasta Segunda B, hace apenas tres semanas este último, empezó su comparecencia leyendo una carta que traía escrita. El asturiano culpa directamente a Gorka Etxeberria, director de Fútbol de Unionistas, de su salida del club tras su fichaje hace solo tres semanas por la entidad tras lograr el ascenso a Segunda B

«Voy a intentar no saltarme el guión porque creo que es lo mejor para mí, para Unionistas y para mi futuro. Suelo hablar desde el corazón y por eso a veces me tratan de impulsivo. Quiero, en primer lugar, dar las gracias a todos los jugadores a los que he tenido el privilegio de acompañar desde Provincial hasta Tercera, porque ellos apostaron por este proyecto que era una incógnita, bajaron su categoría para jugar en Unionistas. También, cómo no, a todos los compañeros del cuerpo técnico como concepto global, porque para mí, desde Tom que fue siempre mi mano derecha hasta cualquier otra persona que haya estado ayudando en todo este tiempo a que esto creciera han sido igual de importantes. Y creo, o al menos lo he intentado, hacérselo sentir a todos ellos durante estos años. A la directiva, porque apostaron por mí pese a mi juventud, mi falta de experiencia para un reto tan complejo. Porque me han dejado trabajar con total confianza hasta este día y han sabido lidiar con los momentos de mayor tensión buscando siempre lo mejor para Unionistas. A la afición… Qué puedo decir. Me han hecho sentir profesional, me han dado todo su apoyo en las buenas y en las menos buenas… Sois únicos y seguro que cuando todo esto pase me tendréis que hacer un hueco entre vosotros para unirme a esta locura que significa ser de Unionistas. También quiero transmitir mi gratitud a la prensa. Por ultimo quiero agradecer la oportunidad que me brindó Javier Tejedor al encargarme el proyecto deportivo este gran club que es Unionistas, proyecto al que me he dedicado en cuerpo y alma desde el primer día. Creo que junto con todos, CT, GT, directiva y afición hemos conseguido algo único que espero y deseo que siga avanzando como os merecéis».

Llegado a este punto, Astu pasó a explicar que «sin embargo no pudo compartir los motivos ni las formas con las que se gestionó mi desvinculación del club, lo cual explico a continuación» para añadir que «mis funciones en este club como bien sabéis han sido dos; entrenador del primer equipo y director deportivo. Hasta ahora siempre he actuado con total autonomía , cumpliendo el presupuesto adjudicado y reportando a la directiva toda la información vinculante que afectaba a decisiones deportivas. Y esta temporada, desde su llegada, a Gorka Etxeberría».

A partir de ahí, el técnico fue rebatiendo algunas de las afirmaciones que Sandoval, presidente de Unionistas, el pasado martes en la rueda de prensa. «Se me acusa de haber intentado salir del club en varias ocasiones. En la negociación del contrato, el club apenas mejoras las condiciones y optó por no aceptar la oferta. Eso sí, siempre acabé aceptando condiciones muy inferiores a lo que yo solicitaba, rechazando durante la temporada que terminaba hace unas semanas tres ofertas bastante superiores… No solo por lo que se me ofrecía, sino por lo que se ofrecía para mis compañeros del cuerpo técnico. Salvamos mi parte pero la de mis compañeros yo la solucionó cortando presupuesto de la primera plantilla para ofertar algo razonable a mis compañeros. Prueba de mi lealtad al club es que la pasada temporada llegué a rechazar tres ofertas muy superiores económicamente y no lo planteé a la directiva para no causar trastorno al club: en diciembre, en la jornada 31 y otra en el play-off».

Astu.
Astu. / LAYA

«Ahora contestaré a algunas respuestas del martes. El presidente dice que hace dos semanas intenté dejar mi puesto. Ni mucho menos la situación se había vuelto insostenible. El día 1 firmamos un nuevo contrato. Me dicen que la llegada de Gorka no supondrá cambios y que todo seguirá igual. Pero ocurren episodios que no entiendo y les dije que si se habían equivocado con mi renovación era cuestión de sentarnos a hablar. Pero en el primer fichaje, que todos consensuamos, veo cosas extrañas (el jugador africano Ernest Ohemeng). Gorkano me informa de la negativa de firmar al jugador cuando ya se había llegado a un acuerdo. Solo se me daban largas. Tras preguntar, me dicen que están mirando temas legales y pregunto por qué no se me había dicho. Desde la llegada de Gorka percibo desconfianza. Le digo al presidente que si no confían en mí, que lo mejor es que me despidan. La respuesta es que todo sigue igual».

Sobre la falta de trato con personal del club, Astu apuntó que «jamás he dejado de comunicarme con trabajadores del club. Evidentemente siempre como en todos los trabajos hubo tiranteces porque siempre he sido muy exigente por defender un club que para mí ha sido y es mi vida. Cuando alguien no trabajaba lo suficiente o no era eficiente, yo estaba allí para decirlo y para tratar de revertir la situación. He malgastado relaciones personales por defender a Unionistas».

Ante las acusaciones de indisciplina e inclumplimiento de contrato, el asturiano señaló que «mi contrato dice textualmente 'autoridad exclusiva para fichajes dentro de la estructura deportiva del club'. Así fue, todas mis decisiones se las pasé a Gorka para que las validara y validó menos las del jugador señalado. El pasado día 16 me reúno con el presidente y me dice que estoy despedido, que debemos negociar una cantidad, le indico que no es el momento y ve voy con lágrimas en los ojos. Al día siguiente recibo el burofax en el que se argumentan causas disciplinarias, algo de lo que nunca había sido advertido. Incluso se me ofreció mi salida con una cantidad más alta. Entiendo que si hubiera cometido indisciplina, no me correspondería indemnización alguna. Así será en un juzgado donde se termine de solucionar el aspecto contractual».

Después Astu rebatió a Gorka Etxberria porque «dijo que acababa de llegar de vacaciones. Este es el punto más importante de la rueda de prensa. Es absolutamente falso. Quito toda la culpa al club. Gorka es el artífice de todo esto. En una cafetería, en la asamblea, se sentó conmigo y mirándome a la cara me dijo: «Yo no quiero tu puesto, ni de entrenador ni de director deportivo». Comenzó para sumar, sin meterse en exceso, poco a poco ofreció jugadores, creíamos que el nivel de los jugadores era excesivamente inferior a la plantilla del primer curso en 3ª división. Su insistencia por la incorporación de estos jugadores me lleva a comunicar al presidente que realmente no está sumando y que incluso 'me ha preguntado a falta de 10 días para empezar que de qué edad son los sub23'. El 14 de julio dice un nuestro grupo de whatssap en un audio que 'Chicos, buenos días, tomo las riendas del grupo y de la parcela deportiva'. Automáticamente le llamo y me deriva al presidente. Solicito reunión para el pasado lunes y así poder aclarar esto, con la intención de que me dejaran continuar con esto hasta el 30 de agosto y me aparto de la dirección deportiva.

«En cuanto a la falta de flujo con la comisión deportiva, aquí tengo todos los correos y todas las pruebas que justifican que todos y cada uno de los fichajes y las negociaciones han pasado por Gorka», afirmó para añadir que «esperaba que la rueda de prensa del club no fuera en el sentido que fue. No quiero meterle un gol a Unionistas y solo estoy respondiendo a las acusaciones que se me hicieron. Solo quiero salvar mi honor y luchar por lo mío».

Después Astu entró a responder las preguntas de los periodistas. «No creo que me hayan hecho la cama desde el club. Quiero que Unionistas haga buena temporada y salve la categoría. Jamas echaré la culpa a Teje o Sando pero ha venido una persona que venía con las cosas claras, que quizá en el club cuando llegó esperaban que el gol de Razvan no entrase y como entró, hubo un conflicto de puestos. Y esta persona en 15 días lo ha hecho muy bien».

En cuanto a las relaciones con la directiva, «soy una persona impulsiva, he tenido problemas en partidos, yo les exigía mucho y apuraba al máximo. Si me daban 5.000 euros me gastaba 5.500. Y eso en cuatro años desgasta. La relación hasta ahora es buena».

El club estuvo negociando con Borja Sánchez (ex de la UDS que ha firmado al final por el Logroñes), otro de los puntos de conflicto. «Cada 15 días hablo con Borja pero desde que llega Gorka no me contesta y es extraño. Su representante me dijo que no aceptan la oferta por Borja. Así entiendo que alguien me puentea y es una de las últimas problemáticas», explicó y añadió que «tenía cerrado a Cedric -ex del Betis en Primera- pero no me dio tiempo a avisarle por el despido. No creo que la puerta esté cerrada pero ha cambiado la situación».

También respondió a cómo es la relación con Gorka y no dudó en decir que «podría decir que no ha sido mala ni buena pero ha sido nefasta desde el día 3. Vino con ganas de estar a mi lado. Los hechos dicen lo contrario. Las personas que dirigen el club no son como han actuado en algún caso conmigo y seguro que ha influido. Astu ya cansa, aburre, cuatro años, tres expulsiones por temporada... Quizá eso quema. Gorka habla muy bien, tiene mucha sonrisa, yo no soy tan agradable. Y quizá en esa duda de decidir por un contrato u otro... puede ser hasta lógico».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos