«La artesanía es nuestro patrimonio y debe estar más protegida, apoyada y mimada»

El sector de los artesanos celebra una jornada para dar visibilidad y que se ponga en valor el trabajo que realizan /SERNA
El sector de los artesanos celebra una jornada para dar visibilidad y que se ponga en valor el trabajo que realizan / SERNA

El sector de los artesanos celebra una jornada para dar visibilidad y que se ponga en valor el trabajo que realizan

ROSA M. GARCÍA / WORD

Salir a la calle, dar visibilidad y poner en valor el trabajo que realizan los artesanos es el objetivo de la Jornada de Artesanía que se viene celebrando cada año en Salamanca y que ayer cumplió su sexta edición bajo el título 'Oficios de ayer y de hoy'. Un sector y un trabajo que, tal y como aseguran los artesanos, no se valora y tiene poco apoyo. No lo dicen solo ellos, también se reconoce desde la Administración; así José Ignacio Madroñal, jefe de la sección de Comercio de la Junta de Castilla y León reivindicó «más protección y apoyo» para un sector que forma parte de «nuestro patrimonio».

En Salamanca y provincia, según sus datos, cuentan con el reconocimiento o carné de artesano aproximadamente 450 personas. Además, están los talleres, o sea el profesional que vive de la artesanía económicamente, cuyos requisitos, explica, son estar alta Seguridad Social y tener Impuesto de Actividades Económicas en la actividad artesana; en Salamanca hay unos 200 talleres

La Jornada de Artesanía de ayer estuvo organizada por los artesanos de El Telar Encuadernación y Caireles, y la Concejalía de Comercio de Salamanca. Ocho artesanos mostraron en la Plaza de Anaya cómo se realiza su trabajo; este año también contaron con la colaboración de la Asociación del Traje Charro. El público pudo conocer y disfrutar de productos hechos a mano, en directo, de vidrieras, flores secas, talla en madera, talla en piedra, pergamino, encuadernación, cuero y bordados tradicionales. Una exposición de oficios variada; todo ellos artesanos de Salamanca, excepto el cuero, el Taller de Luz, artesanos gallegos que estaban en Salamanca y «se tuvieron que volver a Galicia, pero iniciaron con nosotros esta andadura, son uno de los fundadores de esta jornada y por eso nos acompañan», explica Sergio Martín, de Caireles, organizadores del evento junto a El Telar Encuadernación.

Martín explica que el objetivo de esta jornada es «promocionar visualizar y que la gente ponga en valor lo que es la artesanía», en general y en particular la de Salamanca. «Hacer demostraciones, que la gente vea los procesos que se hacen, lo que no se hace... que estamos en Salamanca, que somos de Salamanca, que somos artesanos que intentamos mantener oficios y que se nos conozca y se ponga en valor», afirma.

Y es que cuesta mucho que la gente valore el trabajo artesano. «Tenemos que luchar con la industria, con las máquinas y con la exportación. Cuesta mucho que lo valoren, y eso es uno de los objetivos de hacer la jornada, de salir a la calle y que se nos visualice». Asegura que el sector «no está muy bien, como lleva mucho tiempo, porque tienes que luchar con un mercado con precios que no son competitivos, no puedes competir con ellos y ahí sí que el sector de la artesanía necesitaría más ayudas por parte de la Administración, no solo en el sentido que lo hacen Ayuntamiento, Diputación o Junta, sino más ayuda por mantener los oficios». Explica que «no te puede decir 'esto no puede ser, mantenedlo'; no es mantener solo el oficio, los artesanos también se tienen que mantener, tenemos gastos, somos empresarios autónomos, al igual que mucha gente, y eso también hay que mantenerlo y cuesta muchas veces».

Sin embargo, la calidad que ofrecen no se puede comparar; y no sólo es eso, explica, es que es «un trabajo personalizado, se ofrecen trabajos únicos, pero muchas veces no se llega a valorar, o se valora, pero no se quiere pagar, por decirlo claro, no se quiere llegar a esos precios». Por eso, añade Martín, con iniciativas como la celebrada ayer pretenden que se vea todo eso que ofrecen y que no dan en otro sitio; un trabajo realizado a mano, de calidad, personalizado y único, tal y como explica Maite Holgado, de El Telar Encuadernación.

Y es que la jornada no se dedica a la venta, sino que se centran en la exposición y la demostración. «Estamos en cada puesto trabajando, haciendo algún trabajo para que vean algún proceso de los muchos que podemos hacer o lo que se necesita para hacer los trabajos. Es eso, demostración y muestra de los trabajos que se pueden hacer, porque por el hecho de ser artesanos, en todos los casos, se pueden personalizar; un producto se adapta a lo que se necesite, ya que todo es personalizable, puedes elegir cómo lo quieres; y a eso no le dan importancia», afirma Holgado

Es un sector «muy castigado. Necesita muchísimo apoyo de la Administración, que no siempre se le da», afirma el jefe de servicio de Comercio de la Junta. «No solo representa a un sector económico que da de vivir a familias, sino que representa nuestra cultura, nuestro pueblo, nuestra tradición, historia, patrimonio... y debe de tener un tratamiento igual que el que se hace para mantener» museos o edificios; «deberíamos mantener a estos museos vivientes que están ahí, porque es un patrimonio que debería de estar más protegido, valorado y mimado».

Desde la Junta, explicó, se apoya al sector con la convocatoria una subvención anual para financiar parte de las inversiones que realizan en maquinaria, la renovación del taller, letrero, etc. «Se les apoya ahí, básicamente. Después para la promoción, hay una entidad, Ceacal, dependiente de la Administración que se encarga de realizarla». Insiste en que «la sociedad, la Comunidad, debe de empezar a valorar este patrimonio, porque la identidad de esta región no solo son las catedrales, hay una entidad viva que son los artesanos; y las administración debe de apoyar para que no se acabe, porque es nuestro patrimonio, igual que se gastan miles de millones en restaurar una cúpula o un claustro románico; esto también es arte, patrimonio».

En la jornada de ayer, además se celebraron una serie de actividades complementarias para todos los públicos, como juegos tradicionales de madera, el espectáculo de teatro de calle y música con 'Hombre! Qué orquesta!' y la atuación musical Folk Crest, que cerró la jornada.

Una inciativa que cuenta con numerosos público, ya que, «gracias al Ayuntamiento podemos estar en Anaya y, simplemente, el marco en el quea estamos acompaña para que la gente se acerque», afirmó Sergio Martín.