El Archivo, a la espera de inversiones para poner en funcionamiento sus centros

La exposición 'Josep Renau. Arte y propaganda en la guerra', durante su inauguración en la sede del CDMH en la plaza de Los Bandos. /WORD
La exposición 'Josep Renau. Arte y propaganda en la guerra', durante su inauguración en la sede del CDMH en la plaza de Los Bandos. / WORD

La sede de la plaza de Los Bandos necesita medio millón de euros para relanzar sus proyectos y el proyecto de la de Tejares aún no está cerrado

ROSA M. GARCÍA / WORDSALAMANCA

El Centro de Documentación de la Memoria Histórica (CDMH) de Salamanca tiene «muchos proyectos», pero están «esperando a que se concrete la situación» en el Gobierno español para poder «relanzar el centro» ubicado en la plaza de Los Bandos y «cerrar definitivamente el proyecto de Tejares». Así lo aseguró Severiano Hernández, subdirector general de Archivos Estatales, que participó en la inauguración de la exposición 'Josep Renau. Arte y Propaganda en Guerra'.

«Lo primero y fundamental es poner en funcionamiento esta casa», afirmó, refiriéndose a las cuatro plantas de la sede que tiene el CDMH en Los Bandos y que fue inaugurada en el año 2015. Un asunto que está «pendiente porque nos ha pillado la crisis y los recortes económicos». En esta sede, informó, se invirtieron casi diez millones de euros «y necesitamos un pequeño impulso que no llega ni a medio millón».

Sobre el proyecto del depósito en el barrio de Tejares de Salamanca, un nuevo espacio de conservación y de consulta, no quiso adelantar mucho, ya que «lo tienen que visar las autoridades del Ministerio y después presentarlo al patronato del Centro». Se mostró «especialmente contento, como salmantino, por este proyecto», del que dijo será un edificio emblemático, con una capacidad de 40 kilómetros de depósito.

Son cuestiones, señaló, que dependen de la «disponibilidad económica», aunque los técnicos «estamos haciendo nuestro trabajo», por lo que para «el resto de cosas de carácter político se deben de manifestar los políticos». Hasta que «no se normalice la situación y sepamos cómo va, no se plantea», insistió, pero puntualizó que «parece que entre las necesidades del país, la cultura no está».

Las sedes, pendientes de que haya Gobierno y de la disponibilidad económica

Según sus previsiones y tal y como estaba recogido en los presupuestos del Centro, «que hay que reelaborar», la sede de Los Bandos se pondría en funcionamiento «en enero de 2020». El objetivo es, antes de que termine el presente año, «licitar este tipo de cosas», de las que se encarga, explicó, la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos, órgano adscrito al Ministerio de Cultura. «No podemos hacer nada», hasta que no se aprueben los Presupuestos Generales en las Cortes, aunque dijo que este tema es prioritario para el Ministerio.

También quiso aludir a que el Gobierno anterior del PP «mantuvo las inversiones en esta casa, lo que no se ha mantenido es el incremento necesario para seguir cerrando el tema», debido a «los recortes en todos los centros e instituciones». En definitiva, se está a la espera de «cerrar definitivamente el tema de Salamanca, que implica esas dos sedes y tener una política de inversiones razonable».

Nuevos fondos

Mientras tanto, explicó Hernández, en el Centro de Documentación de la Memoria Histórica se continúa trabajando en la recuperación de una serie de fuentes, así como en traer el archivo de Marcelino Camacho Marcelino Camacho, que se está digitalizando, y en dos o tres fondos fotográficos que se han adquirido.

El Centro cuenta ya, entre otras fuentes, con una colección de grabaciones de más de 100 exiliados en los años 80 en México; «eso de una valor incalculable en este momento», y se han adquirido otras dos. El CDMH comenzó con 3,6 kilómetros lineales de documentación, actualmente está 6,4 y para los fondos nuevos se necesitan 20 kilómetros.

En cuantos a los nuevos fondos fotográficos que ya se han adquirido, Hernández los calificó de «muy importantes». Uno está relacionado con la presencia de militares italianos en la Guerra Civil; «una adquisición hecha a la familia del general Martín Pinillos, el primer responsable de los campos de concentración del franquismo, y que es una colección de fotos impresionantes sobre la presencia de italianos» que se asentaron en la plaza de Los Bandos durante la estancia de Franco en Salamanca. El otro archivo es una colección de fotografías «completa de un fondo impresionante del fotoperiodista alemán» Walter Reuter».

Documentos de Cataluña

Por lo que respecta a Cataluña, Severiano Hernández, afirmó que es «un tema cerrado. Añadió que en el «Patronato en 2014 se dejó claro que había una serie de materiales que se consideraba que, de acuerdo con la norma, deberían a Cataluña, pero también se consideraba que era de difícil devolución porque son instituciones que no existen».

El tema de los 'papeles de Cataluña' está cerrado, según el subdirector de Archivos

«Es verdad que sobre el papel esos documentos tienen que ir a Cataluña, pero a quién se le van a restituir», recordando que el Tribunal Constitucional se pronunció «en el sentido de que todo lo que no se restituya a sus legítimos propietarios, debe retornar a Salamanca», aunque quedan «los flecos de las sentencias judiciales, que hay que concretar y acatar».

«De todas formas, a medida que se va digitalizando, pues, evidentemente, aquí no se pierde absolutamente nada, sino que el centro cuenta con una copia digital de todo», concluyó.