La Archicofradía del Rosario confía en procesionar en 2020

Capítulo general extraordinario de ayer./SERNA
Capítulo general extraordinario de ayer. / SERNA

La agrupación, que celebró ayer un capítulo general extraordinario, desearía salir en Jueves Santo, aunque se muestran abiertos a las sugerencias

D. B. P. / WORD

La Archicofradía del Rosario de Salamanca convocó ayer un capítulo general extraordinario para debatir sobre la erección canónica como cofradía penitencial. El obispo de Salamanca, Carlos López, se lo comunicó el pasado 16 de junio y todos los hermanos estaban al tanto. El encuentro de ayer sirvió para informarles en persona.

El hermano mayor de la agrupación, Raúl Vicente, explica que ésta «ya existía como archicofradía» y que ahora «añade a esa dimensión matriz la dimensión penitencial» y la posibilidad de participar en actos de la Semana Santa. «La intención es ésa, participar en los actos de la Semana Santa de 2020», confirma el hermano mayor.

La Archicofradía está inmersa en el proyecto 'Santa Cena' para dotarse con un paso inspirado en dicho momento bíblico. Disponen de una talla ya bendecida de Jesús de la Redención en la Institución de la Sagrada Eucaristía, y hasta contar con el resto de imágenes de la Santa Cena desfilarían sólo con él. «Incorporaremos, cuando se pueda, la Santa Cena y el Misterio de la Eucaristía», explican.

Dudas

Ahora hay que responder a varias preguntas, como qué día saldrían en procesión, por qué ruta, a qué hora... El hermano mayor explica que antes hay que presentar los estatutos y el decreto de erección canónica a la Junta de Cofradías para entrar a forma parte de ésta y que las decisiones sobre fechas y recorridos vendrán después. Desde la Archicofradía se muestran «abiertos» a las sugerencias del obispado, aunque opinan que «teológica y religiosamente, desde un punto de vista cristiano», lo más oportuno sería salir durante el Jueves Santo, «pero estamos abiertos a lo que nos digan y a cooperar con la Junta de Cofradías. Tenemos la mejor de las disposiciones». El deseo de la agrupación, después de todo, es salir en procesión con una representación de la última cena de Cristo antes de la crucifixión.