BALONCESTO - Liga EBA

El Aquimisa Carbajosa confirma su mejoría ante uno de los colíderes del grupo (70-54)

Una acción del partido. /FOTOS: MARÍA SERNA
Una acción del partido. / FOTOS: MARÍA SERNA

Tercera victoria seguida para los de Isidro Álvarez ante el Ciudad de Ponferrada

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Golpe encima de la mesa del Aquimisa Carbajosa en la Liga EBA. El equipo salmantino ha impuesto hoy por 70-54 al Fitness Dentomedic Ciudad de Ponferrada, uno de los colíderes del grupo AB y confirma su mejoría sumando asi su tercera victoria consecutiva que coloca a los de Isidro Álvarez con un balance de 5 victorias y 7 derrotas ya más cerca del grupo cabecero en el que siempre debían haber convivido desde el arranque liguero.

En el apartado individual destacó John Paul con 17 puntos y 12 rebotes, bien apoyado por Chris Kendrix con 20 puntos y 8 capturas.

El Aquimisa tomó las riendas del partido desde el comienzo y cada vez que los bercianos se acercaban en el marcador, llegaba un nuevo empujón para evitarlo, a pesar de la enorme calidad de jugadores como Prince o Mc Donell.

El 7-0 de inicio fue un presagio de lo que iba a pasar hasta el final, con los salmantinos mandando en el rebote y haciendo valer la defensa para anotar canastas fáciles y mantener la diferencia en el marcador al final del primer cuarto (20-15).

Después, los hombres de Isidro Álvarez estuvieron algo menos acertados en ataque, pero seguían con el buen trabajo atrás para seguir mandando al descanso después de un segundo periodo con muy poca anotación: 30-24.

En la reanudación, un parcial de 11-3 para el Aquimisa Carbajosa elevaba la diferencia hasta los 14 puntos y unos minutos después Kendrix cerraba el tercer cuarto con un canastón para poner a su equipo con 10 puntos de renta antes del último acto (48-38). El Ciudad de Ponferrada regresó decidido a igualar el partido y se puso a solo 6 puntos (50-44), pero a partir de ahí el partido fue un monólogo de los salmantinos, que se desataron y ofrecieron sus mejores minutos para terminar ganando por una cómoda diferencia.