Aprobado un aumento de gasto de 290.000 euros para las pagas extra de los bomberos de Salamanca

Salón de plenos del Ayuntamiento de Salamanca. /LAYA
Salón de plenos del Ayuntamiento de Salamanca. / LAYA

Los grupos respaldan la decisión pero critican la «falta de planificación» municipal que ha obligado a incrementar el gasto del Ayuntamiento

D. BAJO / WORDSALAMANCA

La dimisión del alcalde, anunciada en medio del pleno de ayer, acaparó la atención de inmediato. Antes de eso, sin embargo, el pleno municipal ya había tomado alguna decisión importante para la capital.

Uno de los choques más intensos de la mañana se vivió a cuenta de la posibilidad de incrementar el límite de gasto en 290.000 para pagar las horas extraordinarias de los bomberos de la capital en 2018. Los tres grupos de la oposición atacaron la «falta de planificación» del equipo de Gobierno y la carencia de recursos humanos, que obligan a la actual plantilla a hacer más horas extra. Gabriel Risco, de Ganemos, afirmó que éstas «deberían ser residuales» y que el Consistorio tendría que incrementar la plantilla, mientras que los concejales de Ciudadanos lamentaron la «mala planificación» y la dotación humana «insuficiente» que «no se corresponde con lo que se necesita en Salamanca».

El equipo de Gobierno se justificó en el aumento de bajas laborales y de paternidad, que ha obligado a incrementar las horas extraordinarias del resto, y en que el número de nuevas plazas convocadas ya está «al límite legal». El dictamen fue finalmente aprobado por unanimidad pese a las fuertes discrepancias, ya que todos los grupos coinciden en que los bomberos deben cobrar las horas extra.

La moción de Ganemos para intentar declarar como deuda ilegítima los costes financieros del plan de pago a proveedores también levantó un fuerte debate en el salón de plenos. Está visto que las cuestiones vinculadas con finanzas y con ecos nacionales avivan los choques entre los concejales.

Básicamente, Ganemos afirmaba que los costes financieros generados en el Ayuntamiento con motivo del Plan de Pago a Proveedores (1,9 millones de euros) debían ser devueltos por el Gobierno central al Consistorio por responder a «intereses abusivos por encima del fijado por el BCE» y por ser «una deuda injusta».

El portavoz municipal, Fernando Rodríguez, explicó que el interés «abusivo», según Ganemos, se fijó cuando los tipos de interés estaban por las nubes y que los fondos del plan de pago sirvieron para que el Ayuntamiento liquidase 17 millones de euros en deudas con proveedores municipales. Fernando Castaño, de Ciudadanos, fue más lejos y afirmó que lo «ilegítimo y trágico» fue el cierre de empresas durante la crisis porque las administraciones no les pagaban. «Fue un plan necesario e imprescindible», añadió. La opinión del PSOE fue más conciliadora, pero también votaron en contra porque «no tiene mucho sentido ni efecto real» pedir un «trasvase de fondos» desde una administración pública a otra administración pública.

 

Fotos

Vídeos