IME: un apoyo para el desarrollo de las empresas agroalimentarias

Raquel Prieto, en las instalaciones de la empresa Marcos Conde, donde desarrolla su labor en el área de calidad. /WORD
Raquel Prieto, en las instalaciones de la empresa Marcos Conde, donde desarrolla su labor en el área de calidad. / WORD

Raquel Prieto, formada por el IME que desarrolla su labor en la empresa Marcos Conde

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

El Instituto Multidisciplinar de Empresa (IME) está prestando un apoyo sustancial a las empresas agroalimentarias, para lo que cuenta con una importante ayuda financiera por parte de la Conserjería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León. Para conocer el alcance de este apoyo, entrevistamos al Raquel Prieto, que ha sido seleccionada y formada por el IME, para prestar sus servicios en el área de calidad en la empresa zamorana Marcos Conde.

–Primeramente, enhorabuena por tu recién graduación ¿Cómo ha ido esta primera parte del máster?

–Muchas gracias. Debo de decir que ha sido una gran experiencia, donde he podido adquirir conocimientos indispensables para mi futuro laboral en el área de calidad. Han sido unos 6 meses bastante duros puesto que comencé con las prácticas en Marcos Conde (Zamora) a la vez que las clases del máster, pero gracias al apoyo de todos los miembros del equipo del IME se hace mucho más llevadero. Al comenzar con las prácticas desde el principio del máster me ha permitido como alumna poner en práctica todo lo que vamos aprendiendo durante las sesiones, algo muy positivo para ir adquiriendo y perfeccionando nuestras habilidades. Todo ello ha sido posible gracias al equipo docente, unos grandes profesionales que ponen a nuestra disposición tanto sus conocimientos como su amplia experiencia.

–¿Qué es lo más positivo de esta formación?

–Creo que uno de los pilares fundamentales de esta formación es la metodología práctica que siguen las sesiones. Esto se potencia con los docentes, ya que la mayor parte de ellos provienen de la empresa privada y ocupan importantes posiciones de dirección dentro de las mismas, y le dan un enfoque totalmente diferente a la formación teórica que recibimos durante la carrera, aportando un gran valor añadido a cada una de las sesiones que recibimos, en algunos casos te sumergen totalmente en el día a día de la empresa. De esta manera se consigue ambiente de trabajo que permite involucrarte al 100% en cada situación expuesta durante las diferentes sesiones. También es muy positiva la interacción entre los alumnos y los docentes, creándose así una atmósfera donde la participación es muy activa y el aprendizaje, por tanto, es mucho mayor. Por otro lado, no solamente tenemos las clases prácticas, sino también seminarios de contacto empresarial con grandes profesionales de diferentes sectores. Con esto se consigue una visión mucho más completa tanto del trabajo diario de una empresa, así como los logros conseguidos durante años de trabajo y esfuerzo por parte de las mismas.

«Creo que uno de los pilares fundamentales de esta formación es la metodología práctica que siguen las sesiones»

–¿Qué empresa te ha becado?

–He sido becada por la empresa Marcos Conde, situada en Zamora. Es una empresa familiar agroalimentaria dedicada al sector quesero desde hace más de 70 años, siendo en estos momentos una de las empresas fabricantes de queso más importantes dentro del sector. Debido al gran crecimiento que han tenido durante todos estos años, los grandes profesionales que allí están y al producto de gran calidad que ofrecen, han llegado a obtener numerosos premios de reconocido prestigio dentro del sector. Debido a esto, Marcos Conde posee la certificación IFS (International Food Standard), por tanto mis funciones es asegurar la calidad del proceso productivo, desde la recepción de las materias primas hasta el producto final, comprobando que se cumplen todos los requisitos de la norma. Por lo cual, dentro de la empresa el departamento de calidad tiene especial relevancia, enfocado a la expansión internacional de un producto altamente competitivo como es el queso Marcos Conde.

«La selección de asignaturas del master junto con la especialidad ha sido de lo más completa»

–Al estar en el departamento de calidad, ¿Has cursado asignaturas en este ámbito?

–Si. El máster que he realizado es el MBA en Dirección de Empresas Agroalimentarias con la especialidad en Calidad. Bajo mi punto de vista, la selección de asignaturas del master junto con la especialidad ha sido de lo más completa. Al tener asignaturas más generales dentro del programa, permite al alumno adquirir conocimientos necesarios para el día a día de una empresa. En mi caso, siendo bióloga y casi sin ninguna noción en la gestión de empresas, he conseguido un aprendizaje muy significativo a la hora de entender el funcionamiento interno de las empresas gracias a asignaturas como Habilidades Directivas, Dirección de Personas, Marketing Digital... Pero no solo eso, en la especialidad de calidad hemos profundizado en asignaturas como gestión de la calidad agroalimentaria, gestión de la seguridad alimentaria, gestión medioambiental, gestión avanzada de la calidad, donde hemos aprendido a utilizar diversas herramientas para asegurar tanto la calidad de la empresa como la mejora continua de los procesos internos y herramientas para trabajar dicha mejora continua; como enfrentarnos a auditorias de IFS, BRC, ENAC... un auténtico entrenamiento para el día a día en una empresa en el área de calidad y todo ello gracias a los grandes profesionales del sector que hemos tenido a nuestro alcance.

–¿Y ahora estos seis meses?

–Ha sido fundamental la confianza depositada en mí por parte de la empresa desde el primer día, ya que me han permitido formar parte activa dentro del departamento de calidad desde mi llegada a la empresa. Esto me ha permitido en muy poco tiempo conocer todos los procedimientos que se llevan a cabo para la obtención de cada uno de los productos elaborados por la empresa que, en el área del Control de Calidad implica el seguimiento continuo de todo el proceso para asegurar la calidad del producto además de la puesta en práctica de medidas mejora continua de los mismos. Todo ello ha desembocado en la elección de Trabajo Fin de Máster, en el que, analizando la situación real de la empresa en estos momentos junto con la dirección, hemos decidido apostar por un plan de exportación para afianzar a Marcos Conde internacionalmente.

«Los ponentes preparan para cada una de las sesiones un caso práctico relacionado con su departamento que debemos debatir y resolver en clase»

–¿Cómo conociste IME Business School?

–Mi relación con el IME Business School viene de lejos. Desde 2012, cuando aún era solamente MBA DEF varios amigos y conocidos, todos ellos relacionados con las carreras de ADE y Economía, habían realizado este Máster, de hecho uno de ellos posteriormente a su finalización obtuvo un premio patrocinado por este periódico, Jorge Armenteros. Desde que terminé la carrera de biología me motivaba más afianzarme en el sector agroalimentario que dedicarme a la investigación, por eso necesitaba encontrar un máster que me aportase una formación de calidad en este sentido. Como conocía personalmente el buen funcionamiento de éste Máster, nada más enterarme que habían abierto especialidades en materia de Calidad no dudé ni un momento en presentar mi solicitud de admisión, ya que esté Máster es un trampolín muy bueno para introducirte en el tejido empresarial de la comunidad. En la página web del IME se puede encontrar la amplia gama de becas en el área de calidad, por lo cual solicité las que más se ajustaban a mi idea de futuro en este sector. El poder encontrar esta cantidad de becas en el mismo centro me inspiró una gran confianza para continuar mi formación en la mejor Escuela de Negocios de Castilla y León.

–¿Qué opinas de la amplia gama de programas que oferta IME Business School?

Como ya he comentado anteriormente la buena fama de éste Máster le precede desde hace años cuando era únicamente MBA DEF. En los últimos años gracias al trabajo de Julio Pindado y su equipo, así como el apoyo de instituciones cómo la Junta de Castilla y León, ha crecido exponencialmente tanto en número de alumnos como en programas convirtiéndose en una auténtica Escuela de Negocios, que cuenta con el apoyo de la Universidad de Salamanca y del Instituto Multidisciplinar de Empresa. En la actualidad, basta con consultar su web para ver que ofrecen toda la formación que se necesita en el mundo de la empresa, incluyendo disciplinas tan diversas como Dirección y Gestión de empresas agroalimentarias, Marketing Digital, Programa Desarrollo Directivo, Dirección de Empresas Familiares, así hasta 11 programas diferentes, incluyéndose formación para no universitarios. Esta amplia oferta permite incorporar a estudiantes y empresarios de muy diversos ámbitos fomentando una riqueza muy variada de conocimientos y puntos de vista, así como dar la oportunidad a empresarios y trabajadores de empresa que en su momento no pudieron acudir a la Universidad de poder realizar una formación universitaria adaptada a sus necesidades.

«El IME es una comunidad que sigue apoyando a sus antiguos alumnos como si fuera el primer día»

–Sobre los ponentes que imparten clase, ¿cuál es tu opinión?

–Sabemos del buen trabajo de Julio y su equipo para traer año tras año los mejores profesionales para que participen en el IME. Personalmente el hecho de poder recibir conocimientos de profesionales de las más importantes empresas agroalimentarias de Castilla y León (como por ejemplo, Campofrio, Entrepinares y Matarromera) así como otros de empresas de prestigio internacional (como por ejemplo, Heineken, Nestle y Nutreco) ha sido una grata sorpresa para mí, por lo que cada una de las sesiones las he aprovechado al máximo. Los ponentes, además, preparan para cada una de las sesiones un caso práctico relacionado con su departamento que debemos debatir y resolver en clase, lo que permite que las clases sean más dinámicas y el tiempo se empleé de una manera muy productiva. He de decir también, que la variedad temática de los ponentes ha sido extraordinaria. Puede parecer que, que al tratarse de profesionales del mismo sector, las sesiones van a ser similares pero todo lo contrario, han conseguido una gran variedad que permite enriquecer más si cabe a los alumnos de cada programa.

–Respecto a la variedad de alumnos, en tu clase ¿qué perfiles te has encontrado?

–Las clases han estado compuestas por alumnos de una gran variedad de perfiles. Es muy importante que todos hemos sido becados por empresas agroalimentarias, lo que supone una gran apuesta por parte de las empresas de la comunidad en el talento de los jóvenes. Concretamente mi clase estaba compuesta tanto de alumnos con carreras más afines al máster, como economía y administración y dirección de empresas, como alumnos con carreras más técnicas, como biólogos, veterinarios y agrónomos. Y no solo eso, sino personas de diferentes nacionalidades. Esta heterogeneidad hace que las clases sean mucho más variadas y con puntos de vista totalmente diferentes. También hemos tenido la gran suerte de contar con compañeros que estaban trabajando en empresas y que querían ampliar su formación. Con todo ello, los alumnos con menos experiencia en el sector, hemos podido ampliar, aún más si cabe, los conocimientos transmitidos en las clases.

–¿Esperas seguir en contacto con la Comunidad IME?

–Desde luego, claro que sí. De hecho la Asociación de Antiguos Alumnos del IME Business School está a nuestra entera disposición, se reúne periódicamente y participa activamente en los eventos que organiza el IME así como todo su equipo, que aún terminado el Máster siguen en contacto con los antiguos alumnos. Ahí radica la grandeza de este máster, que no es simplemente eso, un máster que se realiza durante un periodo de tiempo y ya, sino todo lo contrario, es una comunidad que sigue apoyando a sus antiguos alumnos como si fuera el primer día.

–Para terminar, ¿recomendarías IME Business School a algún amigo? ¿Por qué?

–Sin ninguna duda lo recomiendo al 100%, ya que el IME Business School es una magnífica oportunidad para los jóvenes de adquirir una formación de calidad en cualquiera de los programas que oferta el IME y de entrar a formar parte de una empresa en la que poder desarrollarnos personal y profesionalmente. Es una apuesta totalmente segura donde todo el equipo docente saca el máximo rendimiento de sus alumnos, adaptándose a cada uno de nosotros desde el primer día. IME Business School es un rara avis que pone en contacto Universidad, empresa y jóvenes talentos.