La aparición de una escalera en el adarve clarifica pasajes de la historia de Ciudad Rodrigo

Los trabajos se han retomado esta misma semana/S. G.
Los trabajos se han retomado esta misma semana / S. G.

Las excavaciones tendrán que ser documentadas y el consistorio valorarlo desde el punto de vista técnico y económico

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCIUDAD RODRIGO

Las obras en el adarve de la muralla no dejan de aportar sorpresas y las excavaciones que ha llevado a cabo el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo tras la aparición de una escalera de caracol el pasado mes de noviembre, han sacado a la luz otros elementos que permiten recomponer pasajes de la historia local.

Esa escalera, perteneciente al antiguo Palacio de Amayuelas, tal y como se ha podido comprobar en estos días se encuentra en perfecto estado de conservación y en palabras del alcalde de Ciudad Rodrigo, Juan Tomás Muñoz, experto en historia local, «es la única escalera helicoidal y que existe ahora mismo en Ciudad Rodrigo», lo que la convierte en una escalera con torre defensiva. Los estudiosos creen que esa escalera pueda llegar a coincidir con la oficina de turismo de la plaza de Amayuelas en una de sus partes cegadas y parece que el propio elemento llegaría hasta el nivel de un pozo.

Estas obras también han puesto de manifiesto, además del propio muro del Palacio, otro que se corresponde con la segunda ampliación del adarve. Además, existe una rampa que comunica ese palacio con el mismo adarve.

Parte interior de la escaleral
Parte interior de la escaleral / S. G.

¿Qué aporta a la historia este descubrimiento? Con los visto hasta ahora parece que el Palacio de Amayuelas fue destruido en la Guerra de la Independencia, en los ataques por la Brecha Chica. De este modo, se clarifican las actuaciones que se llevaron a cabo en las ampliaciones del adarve o las situaciones derivadas de las guerras.

En esa misma zona, a principios del siglo XX se abre un espacio para el paso de vehículos y carruajes que actualmente se utiliza para el paso de personas. En 1954 comienzan las obras para abrir otra puerta para el paso de camiones y autobuses, conocida como Puerta Nueva, que conlleva una modificación sustancial de esa parte y que supuso el corte de la rampa junto al lugar donde se han encontrado los restos.

Todas estas excavaciones, autorizadas por la dirección general de Patrimonio de la Junta, deberán documentarse y el consistorio, valorar qué hace al respecto. «Lo ideal sería mantenerlo pero eso va a suponer un estudio técnico y económico», mantiene el primer edil.

Continuación obras

Una vez que la situación está mucho más clara, el Ayuntamiento ha retomado las obras en el paseo del adarve que estaban paradas debido a la aparición de esos restos arqueológicos y sujetas a los pertinentes meses de retraso. Esa zona de la escalera quedará acordonada y al margen y se continuará con el enlosado previsto para el paseo. Ayer se estaba trabajando en la zona.

Juan Tomás Muñoz reconoció que ha sido una «sorpresa» que esa escalera permaneciera casi íntegra.

Estas obras en el adarve Juan Martín Zermeño también han permitido conocer mejor la parte de la iglesia de San Isidro o San Isidoro, junto a la Puerta del Conde, reconociéndose los muros de la iglesia dentro del adarve.