Anuncian una campaña «intensiva y aleatoria» contra el alcohol al volante

Vehículos de la Policía Local estacionados junto al Puente Romano./LAYA
Vehículos de la Policía Local estacionados junto al Puente Romano. / LAYA

La Policía Local y la DGT incrementarán los controles y la vigilancia durante toda la semana que viene para rebajarla siniestralidad

REDACCIÓN / WORDSalamanca

La Policía Local de Salamanca acometerá durante toda la semana que viene una nueva campaña «especial, intensiva y aleatoria» para controlar las tasas de alcoholemia y drogas en la conducción, según explicaron ayer desde el Consistorio. Estos controles se suman a los que, de forma habitual y periódica, se efectúan en el término municipal. Los nuevos controles implican un incremento de las acciones preventivas en la materia, en coordinación directa con la Dirección General de Tráfico.

«Lamentablemente siguen registrándose un alto número de accidentes a causa de la influencia del alcohol y las drogas en la conducción, que se incrementa con la llegada del buen tiempo», afirman desde el Ayuntamiento. El alcohol está presente como factor concurrente o desencadenante en un tercio de los accidentes mortales y, dependiendo de su tasa, multiplica entre dos y quince veces el riesgo de sufrir un accidente. En el año 2016, más del 40% de los conductores fallecidos y examinados por el Instituto Nacional de Toxicología, resultaron positivos a alcohol, drogas o psicofármacos.

Riesgo peatonal

El alcohol y las drogas de abuso suponen también un riesgo para los peatones, como demuestra el hecho de que un la mitad de los viandantes fallecidos presentaron tasas positivas, según los datos que facilita el INT. Si se consiguiera erradicar el consumo de alcohol y las drogas en la conducción podrían evitarse más de mil muertes anuales. No obstante, como apunte alentador, hay que señalar que el cambio de comportamiento y sensibilización de la ciudadanía en general ha hecho que el porcentaje de positivos en controles preventivos o aleatorios de alcohol y drogas descienda de una forma notable en el último decenio, pasando del 5,1% al 1,5%. Sin embargo, en el caso de las drogas este descenso no se está dando.

Conducir después del consumo de sustancias psicoactivas es desgraciadamente un hecho frecuente en España. Aparte del alcohol, casi un 15% de los conductores se pone al volante tras haber consumido alguna sustancia o droga de abuso que puede afectar la capacidad para desarrollar una conducción segura. El cannabis y la cocaína son las dos sustancias más frecuentemente detectadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos