25 años y llena de achaques

Fernando Saldaña, durante los actos de ayer en la Cueva de Salamanca./MARÍA SERNA
Fernando Saldaña, durante los actos de ayer en la Cueva de Salamanca. / MARÍA SERNA

El 25 aniversario de la reapertura de la Cueva de Salamanca revela su delicado estado

D.B.P. / WORDSALAMANCA

La Cueva de Salamanca conmemoró ayer sus Bodas de Plata. No es que la histórica cripta de San Cebrián se construyese hace 25 años (de hecho, los autores del Siglo de Oro, hace cuatro siglos, ya hablaban de la Cueva), sino que un 12 de junio de 1993 reabrió sus puertas tras ser recuperada del olvido. El entorno de la Cueva incluye los restos de la cripta de San Cebrián, la Cerca Vieja, la Torre del Marqués de Villena y su aula arqueológica.

La asociación de Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio conmemoró ayer la histórica fecha con visitas libres y gratuitas para los vecinos a fin de ilustrarles sobre la historia y la leyenda en torno a la citada Cueva. La jornada concluyó a las 20:30 horas con la lectura de un manifiesto a cargo del actor Fernando Saldaña, quien ya participó en la reapertura hace un cuarto de siglo de un enclave patrimonial «único y singular, que todo aquel que llega a Salamanca por primera vez no puede por menos de visitar; quizás atraído, quizás atraída, por una fama de alcance mundial».

Defensa del Patrimonio aprovechó la efeméride para llamar la atención sobre la delicada situación de la Cueva y pidió a los vecinos que sean los primeros en interesarse, conocer, difundir y preservar su patrimonio, además de exigir a las administraciones que hagan lo mismo.

La Cueva de Salamanca, apuntan, «presenta graves problemas de humedad que afectan a la conservación de la piedra arenisca de la cripta de la iglesia y de la Cerca Vieja», con el agravante de que la asociación patrimonialista denunció este hecho en 2016 «y todavía no se ha afrontado el conjunto de medidas que entonces se propusieron, pese a su sencillez», lo que les lleva a lamentar «la inacción y desafecto del Ayuntamiento de Salamanca para con un patrimonio que es de su propiedad».

El «abandono», señalan, ha tenido como consecuencia «la consolidación de actividades impropias en un lugar como éste, que debe servir para la visita de todos, para su observación y disfrute en unas condiciones de limpieza mínimas: sin residuos, sin pintadas, sin excrementos de palomas». Además, «la ausencia de información en formatos accesibles y múltiples idiomas, así como de personal debidamente formado que ayude a interpretar este conjunto, son carencias en la difusión cultural que una ciudad universal y turística no puede permitirse».

Defensa del Patrimonio afirma que «ni es complicado ni costoso» poner a punto la Cueva «junto con la obligada apertura de la visita pública del recuperado tramo de Cerca Vieja en la trasera del hotel cercano, sin duda nos permitiría poder mostrar con más orgullo si cabe otra Salamanca, más allá de las archiconocidas imágenes promocionales, porque nuestra ciudad es antigua, tiene historia y debe ser descubierta cada día».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos