Alumni se extiende por todo el mundo y suma ya 25.000 socios

María Paz Battaner y José María Gil-Robles y Gil-Delgado, minutos antes de recibir la distinción de Alumni en el Paraninfo./SERNA
María Paz Battaner y José María Gil-Robles y Gil-Delgado, minutos antes de recibir la distinción de Alumni en el Paraninfo. / SERNA

La lexicógrafa María Paz Battaner y el expresidente del Parlamento Europeo, José María Gil-Robles, son distinguidos como nuevos socios de honor

RICARDO RÁBADE / WORD

La asociación de antiguos alumnos de la USAL es la más antigua deEspaña y también la que más está creciendo, dado que ha alcanzado ya los 25.000 socios repartidos por los cinco continentes. Este relevante dato fue destacado ayer en el Paraninfo durante la entrega de las distinciones de nuevos socios de honor a la lexicógrafa y académica salmantina y antigua alumna de la Facultad de Filología de la USAL, María Paz Battaner Arias, y al abogado y político español, licenciado en Derecho por la Universidad de Salamanca y expresidente delParlamento Europeo, José María Gil-Robles y Gil-Delgado.

La presidenta de honor de Alumni,Ángela Calvo, trazó una detallada semblanza de la brillante trayectoria de MaríaPaz Battaner, que estudió la carrera de Filología Románica en elPalacio de Anaya y se trasladó posteriormente a Barcelona, atesorando una prolífica actividad universitaria jalonada por la docencia y la investigación a lo largo de 58 años.

María Paz Battaner confesó sentirse «muy emocionada» por ser merecedora de esta distinción y tuvo emotivas palabras de recuerdo a las profesoras que tuvo en Salamanca, de las que algunas todavía viven.

Por su parte, el catedrático Román Álvarez alabó especialmente la firme vocación europeísta de José MaríaGil-Robles y GilDelgado, que tuvo su mayor expresión en su etapa de presidente del Parlamento Europeo. Hijo y nieto de catedráticos de la USAL, Gil-Robles rememoró su estrecha vinculación con el Estudio salmantino, en cuyas aulas obtuvo la licenciatura en el año 1957. En sus reflexiones, Gil-Robles consideró fundamental que las universidades aporten «un saber de calidad» y recalcó que los profesores no se pueden limitar solo a«enseñar una ciencias», incidiendo en todo momento en la importancia de transmitir «valores fundamentales».

Durante el acto, que estuvo presidido por el vicerrector de Política Académica y Participación Social, Enrique Cabero, y contó con las intervenciones de Alberto Alonso Regalado y José Luis Fuentecilla, presidente y vicepresidente respectivamente de la Junta Directiva de Alumni, se hizo entrega de la VIII edición del premio a la investigación Profesor Garmendia, dotado con 3.000 euros (2.000 euros en la categoría de doctorado y 1.000 en la de máster), a Javier Nieto (doctorado) y Ricardo Sánchez (máster); así como de la primera edición del Premio José Manuel Pérez Gómez, dotado con 7.000 euros (4.500 euros en la categoría de doctorado y 2.500 euros en la de mejor expediente académico), a Vanessa Jiménez (doctorado) y a Laura Hernández (mejor expediente académico).

Alberto Alonso también informó de la incorporación de la directora general de Caja Rural de Salamanca, Isabel Martín Arija, al Consejo Asesor de la asociación.