Los albercanos muestran sus mejores galas en un Diagosto de nuevo multitudinario

El baile y los trajes despertaron la admiración del publico que acudió a La Alberca. /ICAL
El baile y los trajes despertaron la admiración del publico que acudió a La Alberca. / ICAL

La fiesta, declarada de Interés Turístico Nacional, destaca por su tradicional y emotivo Ofertorio a la patrona, la Virgen de laAsunción

B.J.L. / ICALLA ALBERCA

Como cada 15 de agosto, los vecinos de la localidad salmantina de La Alberca engalanaron sus calles y lucieron las mejores galas para honrar a su patrona, la Virgen de la Asunción, en un caluroso Diagosto.

Un año más esta festividad, declarada de Interés Turístico Nacional, llenó el municipio de vecinos, turistas y visitantes, que vibraron al son de la gaita, el tamboril y las castañuelas. Una de las citas anuales más importantes de la zona, donde también se lucieron los típicos trajes albercanos.

Desde primera hora de la mañana, un tamborilero fue el encargado de animar el pasacalles, para comenzar la celebración del tradicional Diagosto. A media mañana, autoridades, mayordomos, cofrades y danzarines, se reunieron en la Plaza Mayor de la localidad, desde donde partieron en comitiva hacia la iglesia, para celebrar la misa mayor. A su salida, la talla de la Virgen de la Asunción procesionó por las calles, en una de las ocho salidas que hace al año. Paños, flores y productos típicos de la zona lucieron en su recorrido hasta llegar de nuevo a la Plaza. Allí fue colocada en el flanco sur sobre un altar, donde dio comienzo el Ofertorio. Uno de los rituales más antiguos con un solemne protocolo.

Ante la atenta mirada de todos los presentes, que aguardaban con tiempo bajo un sol radiante y otros sin embargo buscaban la sombra, comenzaron a desfilar las autoridades y los mayordomos saliente y entrante, cuyo relevo comienza hoy hasta el próximo 15 de agosto.

Autoridades, mayordomos, cofrades y danzarines se reunieron en la Plaza

Por su parte, los cuatro mayordomos de las cofradías salieron ataviados con el traje típico albercano, para dar paso después a sus familiares, que desfilaron desde cada una de las cuatro esquinas del ágora en riguroso orden de parentesco. En su recorrido hasta el altar, se arrodillaron tres veces en señal de reverencia y sin dar la espalda a la imagen durante la ofrenda. Por último, fue el turno de los danzarines, que amenizaron este Diagosto bailando las antiguas danzas guerreras en corro.

Sin duda, el Diagosto se convierte en una cita imprescindible para esta zona de Las Batuecas, donde se pudieron contemplar los trajes típicos de La Alberca. En ese sentido, explicaron que para los hombres existe un único modelo, mientras que las mujeres tienen varios trajes diferentes.

Entre ellos, destacó el Traje de Vistas, que lucían las novias el día de su boda con numerosos abalorios y símbolos.

Además, también desfilaron en el Ofertorio el Traje de Manteo y el de Zagalejo, para las mujeres casaderas, aunque faltó el de Veintoseno o de luto, que portaban las viudas antiguamente.

Después de este día grande, La Alberca continuará hoy sus fiestas patronales en honor a la Virgen de la Asunción con la representación La Loa, en la que se muestra la victoria del Bien sobre el Mal y que congregará de nuevo a cientos de visitantes en la plaza del Solano Bajero, junto a a iglesia.