La Alberca muestra sus encantos a las asociaciones de la capa española

Fotografía de grupo de los participantes en el XX Encuentro Nacional de Asociaciones de Amigos de la Capa Española, junto al puente romano de Salamanca, antes de partir hacia La Alberca. /MANUEL LAYA
Fotografía de grupo de los participantes en el XX Encuentro Nacional de Asociaciones de Amigos de la Capa Española, junto al puente romano de Salamanca, antes de partir hacia La Alberca. / MANUEL LAYA

La segunda jornada del encuentro se desarrolla en el municipio serrano, donde conocen su patrimonio y tradiciones

MARÍA JESÚS GUTIÉRREZ / WOD LA ALBERCA

Los 600 participantes en el Encuentro Nacional de Asociaciones de la Capa disfrutaron ayer de su segunda jornada en Salamanca que, tras realizarse una fotografía de grupo junto al puente romano para que se viera de fondo la catedral, se desplazaron hasta La Alberca, donde conocieron la riqueza de su patrimonio, de sus tradiciones, de su folclore y también de su gastronomía.

Los participantes, todos ellos vistiendo sus capas españolas, fueron recibidos en la Plaza Mayor, al son de la gaita y el tamboril y de una pareja de baile, que les mostraron las danzas de la tierra. El alcalde, Miguel Ángel Luengo, también vistiendo la capa, les dirigió unas palabras en las que les explicaba que «mi pueblo, La Alberca, debe mucho a esta preciosa y magna prenda. Cualquier albercano o albercana cuando hace uso de ella sabe que es día grande. Desde San Antón en enero hasta Navidad, nos acompaña como fiel escudero dando buena cuenta de nuestra historia y nuestras tradiciones. Nuestra capa nos acompaña, y digo bien acompaña, porque no se entendería nuestro pueblo, su historia, sus fiestas, sus tradiciones, su día a día, sin ella.

Tan agarrados estamos a la capa que nos acompaña hasta el postrero momento y la vemos desfilar en la última despedida de todos nuestros paisanos pero, sobre todo, para celebrar, y de eso en La Alberca sabemos mucho». Y es que la capa es una prenda de obligado cumplimiento durante muchas de las celebraciones albercanas, como en la Minerva, en la fiesta del Cristo del Sudor, además de en las fiestas patronales de Nuestra Señora la Virgen de la Asunción, por poner algún ejemplo, sin olvidar las procesiones de Semana Santa.

El alcalde finalizó su intervención agradeciendo que «hayáis considerado La Alberca como un lugar donde merece la pena venir y yo, a su vez, os aseguro que no os arrepentiréis de tal elección». Tras estas palabras, el primer edil recibió a los presidentes y secretarios de cada delegación, 58 personas, en el Ayuntamiento, donde entregó al presidente de la asociación de Salamanca -anfitriona del encuentro-, Ramón Sánchez Bermejo, un cuadro y después los presidentes firmaron en el libro de honor de La Alberca.

Acabado el acto inicial, los participantes -divididos en diferentes grupos- realizaron una visita guiada por el municipio, acompañados por vecinos, y tuvieron la oportunidad de disfrutar con las coplas de ciego, a cargo de Cateja Teatro, que les hablaban de tradiciones del municipio como la moza de ánimas o el marrano de San Antón, y precisamente el marrano de San Antón vagó ayer por las calles y entre los capistas, que pudieron ver in situ esta tradición.

Recorridas calles y plazas, y tras disfrutar del encanto arquitectónico del municipio, se desplazaron hasta la Abadía de los Templarios, donde tras deleitarse con el paisaje otoñal albercano lo hicieron con la gastronomía, pues les estaba esperando un cóctel en el que no faltó un producto estrella de la gastronomía serrana, el jamón ibérico. Después tuvo lugar la comida.

El alcalde, Miguel Ángel Luengo, mostraba al término de la misma su satisfacción de cómo se había desarrollado la jornada ya que, aunque reconocía que se habían sentido «desbordados» ante un número tan elevado de gente que es muy difícil de controlar, todo había salido muy bien y los participantes estaban muy contentos.

«Ha sido una jornada muy bonita, en la que se ha hecho una promoción de La Alberca importante, muchos de los capistas me han manifestado su intención de volver, porque no conocían el municipio, y otros contaban que ya habían venido anteriormente y que es un pueblo que les gusta mucho», explicaba el primer edil, que estuvo pendiente durante la jornada de que todo saliera bien e incluso actuó de guía con uno de los grupos mostrándoles su pueblo.

 

Fotos

Vídeos