La afición durante el derbi salmantino