Adiverten en la USAL que el Estado del Bienestar estará «riesgo» si no se aprovecha el valor de los mayores

Reunión del Consejo Rector de la asociación de antiguos alumnos de la Universidad, Alumni./MARÍA SERNA
Reunión del Consejo Rector de la asociación de antiguos alumnos de la Universidad, Alumni. / MARÍA SERNA

Los antiguos alumnos de la USAL analizan la economía del envejecimiento y piden cambiar la «visión tradicional» hacia los jubilados

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

La reunión del Consejo Asesor de Amuni-USAL que tuvo lugar en la Sala de los Retratos del Rectorado de la Universidad de Salamanca, contó con la presencia del rector de la USAL, Ricardo Rivero y el presidente de Mapfre y Alumni, Antonio Huertas, junto al resto de consejeros entre los que cabe destacar la reciente incorporación de José Antonio Pascual Rodríguez e Isabel Martín Arija, ambos antiguos alumnos de esta Universidad. Durante la reunión se hizo balance del 2018 y se abordaron propuestas para impulsar el crecimiento de la Universidad de Salamanca.

Como en ocasiones anteriores, Alumni aprovechó su encuentro para mantener un debate abierto a la sociedad salmantina sobre uno de los desafíos más grandes a los que se enfrenta España, y en particular la España despoblada del interior: el envejecimiento demográfico. En 2033, una de cada cuatro personas tendrá más de 65 años, según datos del INE. En 2050, España será el país más envejecido del mundo.

Posturas

En el coloquio titulado 'Los 60 son los nuevos 40', Antonio Huertas e Iñaki Ortega, director de Deusto Business School y autores del libro 'La revolución de las canas' (Planeta-Gestión 2000) compartieron debate con Marieta Jiménez, directora general de Merck España y miembro del Consejo Asesor de Alumni y Nuria del Álamo, profesora del Área de Trabajo Social y Servicios Sociales de la Universidad de Salamanca, quienes hablaron de las oportunidades y desafíos de la nueva economía del envejecimiento. El debate, moderado por Sergio Martin Herrera, periodista de RTVE y miembro de la Junta Directiva de Alumni, giró en torno a las oportunidades y desafíos de la nueva economía del envejecimiento.

Antonio Huertas subrayó la importancia de mantener «el contrato social basado en la solidaridad intergeneracional» en un tiempo en que, si no cambiamos nuestra visión tradicional del valor de los mayores, se pone en riesgo el estado de bienestar por el declive demográfico y el alargamiento de la esperanza de vida. «¿Por qué va a ser negativo vivir más años y vivir mejor?», señaló Iñaki Ortega. Ésta fue la pregunta que tanto a él como a Antonio Huertas les animó a escribir el libro en el que plantean las oportunidades que nos ofrece la llamada «economía del envejecimiento».

La profesora Nuria del Álamo alertó de la actual falta de previsión pública y social ante el cambió tan brusco que se producen en el rol social de una persona cuando se jubila. Sobre todo en estos tiempos en que gracias a la mayor esperanza y calidad de vida aún cuenta con experiencia y capacidad para aportar a la sociedad y sentirse útil. Sentirse útiles, añadió Iñaki Ortega, es uno de los secretos de la longevidad en los lugares donde viven más centenarios. Marieta Jiménez recordó su experiencia laboral en Suecia para señalar que allí no existe un debate sobre el desplazamiento laboral de la gente mayor como ocurre en España: «En mi empresa, cuando buscábamos profesionales cualificados y con experiencia, los encontrábamos entre los mayores de los 50». Tanto Marieta Jiménez como Antonio Huertas insistieron en llamar la atención sobre el sesgo de género, en contra de las mujeres, que tiene el desplazamiento de los mayores en nuestro país.

En el debate, celebrado en el aula Salinas del edificio histórico de la USAL, los ponentes no quisieron dejar de lado la importancia de fomentar la educación permanente ante un mundo en constante cambio que nos exige cada día nuevas habilidades y conocimientos: «La educación superior no puede quedarse en los cuatro o cinco años que pasas en la universidad».

Planes de Alumni

Alumni continúa con el objetivo de convertirse en una red social de referencia y lugar común para todos los asociados que quieran seguir teniendo un vínculo con la Universidad de Salamanca. En la actualidad suma un total de más de 27.000 socios, cifra que continúa creciendo año tras año. Ante el éxito rotundo del Encuentro Internacional Alumni del mes de mayo de 2018 que congregó a 5.000 antiguos alumnos, la asociación se ha marcado el reto en 2019 de organizar el Primer Encuentro Iberoamericano de Antiguos Alumnos, que tendrá lugar en el mes de octubre, y convocar a las promociones que finalizaron sus estudios hace 5, 10, 15, 20, 25, 30, 40, 50 y 60 años durante los meses de mayo, junio y julio.