El PP acusa a Mateos de alinearse con Ganemos en su carrera hacia la Alcaldía de Salamanca

El alcalde se dirige a los concejales. A su lado, Carlos García Carbayo y CarmenSánchez Bellota. /LAYA
El alcalde se dirige a los concejales. A su lado, Carlos García Carbayo y CarmenSánchez Bellota. / LAYA

Las modificaciones presupuestarias dan pie a una bronca sesión plenaria y Rodríguez carga contra el «bloque social-comunista»

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

Stalin, Lenin, Nicolás Maduro y Donald Trump afloraron ayer, aunque solo fuera nominalmente, durante la bronca reunión plenaria que, con carácter extraordinario, celebró la corporación local en elAyuntamiento de Salamanca. Todos estos controvertidos dirigentes políticos fueron utilizados como arma arrojadiza en el virulento cruce de acusaciones y descalificaciones que escenificaron el grupo de gobierno del PP y los concejales de Ganemos, un rifirrafe en el que también se vieron envueltos el PSOE y Ciudadanos por los reproches vertidos contra ellos desde las filas de sus adversarios políticos.

Uno de los episodios más tensos de la sesión aconteció durante los debates para la resolución del contrato que se adjudicó a la UTE encargada de la construcción del vial del hospital, un acuerdo que sí fue refrendado por unanimidad por las cuatro fuerzas políticas con representación en el Consistorio. El primer teniente de alcalde y concejal de Fomento del PP, Carlos García Carbayo, respondió con dureza a las constantes acusaciones de corrupción lanzadas contra su partido de forma reiterada por el edil de Ganemos,Gabriel de la Mora. Para ello, García Carbayo sacó a colación el juicio celebrado este pasado jueves contra el concejal de la formación granate, que se tuvo que sentar en el banquillo de los acusados y que se enfrenta a una petición de un año de cárcel por parte del fiscal por un presunto delito de injurias y calumnias contra dos policías nacionales.El concejal del PP manifestó, de una forma especialmente irónica, que quería «interesarse»por la vista oral y le deseó aGabriel de la Mora que «por su bien, su conducta tenga la calificación que se merece y pueda hacer nuevas amistades», aunque en ningún momento citó expresamente la palabra 'cárcel'.

Otra de las fases del pleno donde la crispación enturbió el intercambio de argumentos tuvo como principal protagonista al portavoz municipal del PP,FernandoRodríguez, quien durante los debates de un dictamen previo de la Comisión de Economía y Hacienda para la autorización de varias modificaciones presupuestarias por un valor total de 2,3 millones, arremetió contra el portavoz municipal del PSOE, José Luis Mateos, espetándole que «usted predica mucho para dar poco trigo».

Rodríguez elevó el tono de sus diatribas cuando acusó a Mateos de apoyarse «en la extrema izquierda» para intentar conquistar la Alcaldía, emulando la estrategia de PedroSánchez, quien recibió los votos favorables de Podemos para acceder a la Presidencia delGobierno. «Usted sabe que solo no puede llegar y cada vez hay más guiños a Ganemos, formando un bloque social-comunista», como se refleja, por ejemplo, en la aprobación conjunta de mociones. En otra intervención, Rodríguez no dudó en proclamar que «Stalin,Lenin y Maduro» son los líderes en los que se inspiran los ediles de Ganemos, unos líderes de regímenes donde las libertades campan a sus anchas», sentenció sarcásticamente.

La formación granate se defendió encuadrando al PP dentro de «la extrema derecha y del nacional populismo», teniendo como referencias ideológicas a políticos como Donald Trump, Salvini y Le Pen.

José Luis Mateos también tuvo que manejar su artillería dialéctica para defenderse de las aseveraciones de Rodríguez. Acusó al Partido Popular de «jugar al trilerismo para ir moviendo la bolita en función de sus intereses» y de practicar, con sus modificaciones en las cuentas municipales, «enjuagues presupuestarios. El portavoz municipal del PP contraatacó recordándole a Mateos que en el pleno municipal del pasado día 9 votó en contra de su moción para impedir la salida de más fondos del Archivo de la Guerra Civil y su entrega a la Generalitat de Cataluña.«Usted dice que Salamanca es lo primero y en vez de ello votó a favor de que el Gobierno siga desmembrando el Archivo en favor de los separatistas».

Alejandro GonzálezBueno, por Ciudadanos, se refirió al expediente relativo a la modificación presupuestada cifrada en los 2,3 millones como «el expediente del caos», consecuencia directa de la «falta de control y de previsión» del grupo de gobierno.

Presiones

En el particular rosario de las sucesivas grescas también irrumpió Alfonso Fernández Mañueco, quien tomó la palabra al sentirse aludido por Gabriel Risco, quien rememoró unas declaraciones del alcalde vertidas en el año 2012 en relación a la adjudicación del contrato del alumbrado público a la empresa Aceinsa, adjudicación que finalmente fue anulada por los tribunales. Según la interpretación de Risco, el alcalde «presionó y criticó públicamente» el interventor delAyuntamiento en una rueda de prensa por poner en tela de juicio esta adjudicación. A petición de Mañueco, el interventor tomó la palabra en la sesión para desmentir tajantemente que el alcalde le hubiera presionado en algún asunto. Mañueco la respondió sentenciando que «no ofende quien quiere, sino quien puede.,. Mentir es fácil pero nunca sale gratis. El tiempo es ese juez insobornable que da y quita razones».

Tal como era previsible, Ganemos no se sumó a la aprobación del dictamen citado anteriormente, que reasigna 2,3 millones de euros en los presupuestos municipales.El PP sacó en solitario esta modificación, donde se agrupan los 323.000 euros de indemnización a la empresa Etralux, que llevó a los tribunales la adjudicación a Aceinsa del contrato del alumbrado público.

Dentro de este mismo bloque figuran los 298.000 euros que tendrá que pagar el Consistorio a Constructora San José en concepto de intereses por la construcción de laciudad Deportiva de La Aldehuela. La oposición se mostró sorprendida tras tener conocimiento recientemente de que dicha empresa presentó una reclamación en el Ayuntamiento, que decayó por silencio administrativo, por lo que la empresa optó por plantar la solicitud por la vía judicial.

Dentro de los 2,3 millones a los que ascendía, cuantitativamente, el dictamen procedente de la Comisión de Economía yHacienda se incluye también la compra por parte delConsistorio del edificio de laCasa de Campo, propiedad de la antigua Cooperativa Remolachera y que se encuentra ubicado en la avenida de La Salle.Gabriel Risco también censuró esta operación, etiquetándola comouna muestra más del «despilfarro» del grupo municipal de gobierno.

El elenco de modificaciones presupuestarias también englobó la relativa a la adquisición de un camión de bomberos para elServicio de Extinción de Incendios, valorado en 802.000 euros y que sustituye a otro que data del año 1981 y que se encuentra totalmente desfasado, así como un reajuste más en las cuentas, por valor de 323.000 euros, para la instalación de una cámara de congelación en el pabellón de pescados de Mercasalamanca.

Sobre este último punto las frontales discrepancias y las duras críticas volvieron a aflorar desde las filas de la oposición. El PSOE equiparó esta nueva inyección económica a Mercalamanca con «echar agua en un cubo lleno de agujeros» y aludió el «pelotazo urbanístico» que se orquestó hace años en torno a Mercasalamanca. Ganemos, por boca de su edilGabriel Risco, volvió a censurar que el Ayuntamiento tenga que seguir aportando dinero aMercasalamanca, desvelando que a fecha 31 de diciembre de 2017 la deuda ascendía a 21 millones y las pérdidas a 300.000 euros.

 

Fotos

Vídeos