La actriz Popy Vegas aliña su pregón de casetas con «amor, cariño y realidad»

Popy Vegas a su llegada a la plaza del Buen Alcalde, donde es animada por el público. /JOSÉ VICENTE-ICAL
Popy Vegas a su llegada a la plaza del Buen Alcalde, donde es animada por el público. / JOSÉ VICENTE-ICAL

Por segundo año consecutivo, este acto ha contado con una mujer de las artes escénicas como protagonista

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCIUDAD RODRIGO

El que conoce el Carnaval del Toro sabe que la plaza del Buen Alcalde, con las casetas de diferentes peñas y asociaciones, es uno de los lugares de referencia durante estas fiestas.

El pistoletazo de salida ya se ha dado y anoche mismo, todas esas casetas se abrieron de manera oficial con el pregón de María José Enríquez Vegas, la actriz conocida como Popy Vegas, que llegó hasta la plazuela acompañada de los integrantes de la Rondalla III Columnas, momentos después de terminar el acto literario del Bolsín Taurino en el Teatro Nuevo Fernando Arrabal.

El primer requisito para ser candidato a pronunciar este pregón es el de ser mujer y hasta hace unos años, mujer y vinculada a los medios de comunicación. Como las posibilidades se han ido agotando, se ha abierto el abanico y se ha dado entrada a mujeres de otras profesionales, casualmente, en los dos últimos años, actrices de la localidad que desarrollan sus profesiones en diversos puntos.

El año pasado, la protagonista fue Pilar Borrego y, en esta ocasión, una «maldita», como ella misma reconoció a modo de presentación ya que a Popy Vegas se la conoce, especialmente, por los papeles que interpreta en la conocida Ruta de los Malditos, que tan buena aceptación ha tenido a lo largo del último año, con esa crónica negra de Ciudad Rodrigo.

En lo que a su exposición se refiere, «había intentado hacer el pregón en verso pero resultaría demasiado adverso», afirmó inicialmente, «por eso lo he hecho narrativo ya que es mucho más comprensivo, adecuado para la ocasión y que mola mogollón».

La pregonera pidió que se cuide a los jóvenes que se van para poder formarse

La pregonera relató que una vez que comenzó a buscar información para hilar este discurso a través de libros y de diferentes personas, «me di cuenta que todas y cada una de las personas con las que había hablado, también lo tenía, le brotaba del corazón directamente a los ojos, salía y se expandía por toda la ciudad. Es algo que solo podemos encontrarlo en nuestro interior y a lo que corresponde la palabra sentimiento». En concreto, «el sentimiento y el orgullo de sentirnos mirobrigenses, farinatos; el sentimiento de saber que tenemos uno de los pueblos más bonitos de España, y para nosotros también del mundo. El sentimiento de emoción cuando nada más entrar vemos las tres columnas, y el de tristeza cuando nos marchamos. El poder pasear por sus calles sabiendo que estás en casa, en el hogar. Ciudad Rodrigo sorprende mucho más de lo que pensamos».

Como mujer joven, tuvo igualmente palabras para su colectivo, para todos aquellos que «tenemos que partir, tenemos que marcharnos para poder conseguir lo que nos proponemos. Los jóvenes mirobrigenses nos vamos y no porque queramos». Desde ese planteamiento consideró que «Ciudad Rodrigo debería cuidar a esos jóvenes que se van, que nos vamos para poder formarnos; los jóvenes que añoramos nuestra ciudad, nuestra tierra. Esos jóvenes que son el futuro. Esos jóvenes que son la clave para que las cosas cambien y avancen porque el resto de jóvenes volverán a casa por Navidad, pero nosotros volvemos por carnaval y ese, ese es el verdadero sentimiento».

Tampoco dejó pasar por alto esos ‘jueves de casetas’ y agradeció a los peñistas «todo lo que hacéis, por todo lo que se respira en esta noche de casetas y porque gracias a vosotros podemos vivir esto un año más». Citó a todas esas peñas que año tras año se ubican en este emplazamiento, peñas de todas las edades y con diversos intereses: Amigos del Tema, Asociación Charra del Caballo, La Gresca, El Escándalo, Los Pacíficos, La Polémica, El Cuerno, Los Colgaos, Águeda, Peña Defrancia y Estamos en ello.

Por cierto, el tema de las casetas sigue estando muy de moda y se ha presentado como una opción de gran utilidad y una manera de que no se ocupen otros lugares en zonas donde se molestan a los vecinos. En este sentido, el paseo Fernando Arrabal acoge otras 16 casetas, aunque la dinámica de funcionamiento es diferente ya que en el caso de las del Buen Alcalde se comprometen a ofrecer un aperitivo al público en general tras la celebración de los desencierros de por la mañana y de por la tarde.

Pero volviendo al pregón, Popy Vegas tuvo palabras para personas concretas a las que admira: «Mis compañeros Sergio Olvidado y Basi, a Pablo Moreno y al equipo de Contracorriente Producciones, a Manolo y Mirian junto al equipo de Civitas y Rodericus, entre otros».

Su teoría es que «siempre he pensado que para poder ser diferente, hay que trabajar muy duro y buscar la esencia de las cosas. Buscar la esencia en las cosas simples, donde todo el mundo solo ve cosas cotidianas. Ahí está la diferencia».

Al Carnaval del Toro todavía le queda un pregón más, en este caso, el denominado Pregón Mayor que organiza el Ayuntamiento y que en este año contará con la presencia del actor y director irlandés Denis Rafter, muy vinculado a la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos