Reuniones por sectores para comenzar las certificaciones de la Ruta del Vino

Los asistentes a la jornada de formación de ayer, destinada a bodegas, oficinas de turismo y comercios./
Los asistentes a la jornada de formación de ayer, destinada a bodegas, oficinas de turismo y comercios.

Fernando Redondo, de la Consultora AC+ y encargado de las auditorías por Acevín, explica en qué consiste el proyecto y los requisitos que tienen que cumplir los miembros

MARÍA JESÚS GUTIÉRREZ / WORDSEQUEROS

La creación de la Ruta del Vino de la Sierra de Salamanca va a toda máquina y no hay un sólo momento que perder. Una vez cerrado el plazo de adhesión de miembros, que han superado los ochenta, ha llegado el momento de comenzar la formación por sectores. De esta forma, Fernando Redondo de la Consultoría AC+ y encargado por Acevín para llevar a cabo las auditorías, se ha reunido la última semana y en las jornadas del martes y ayer con los distintos sectores que forman parte de esta iniciativa, correspondiendo a las casas rurales el pasado martes y ayer a los representantes de las bodegas, oficinas de turismo y comercios.

Una reunión que, en este caso, tuvo lugar en el edificio Alma de Sequeros, que es la sede actual de la Denominación de Origen Protegida Sierra de Salamanca, parte importante de este proyecto.

A las diez de la mañana dio comienzo una jornada de formación que tenía como objetivo dar a conocer con más minuciosidad en qué consiste una Ruta del Vino y cómo funciona, poniendo como ejemplos otras que existen en España; y también el Manual de Producto, donde se incluyen las exigencias mínimas que deben cumplir los adheridos para formar parte de una Ruta del Vino, siendo requisito imprescindible estar ubicado dentro de una Denominación de Origen.

Redondo inició su explicación señalando que las Rutas del Vino de España (RVE) son iniciativas con gestión público-privada, y en el caso del presupuesto con el que se está trabajando en la Ruta del Vino de la Sierra de Francia, el porcentaje de ambos sectores es de un 25% de aportación privada (las cuotas de los socios) y el 75% pública, ya que se cuenta con una subvención importante de la Junta de Castilla y León, con las aportaciones de los ayuntamientos miembros y se espera poder obtener ayudas de la Diputación de Salamanca, ya que el presidente de la Asociación Ruta del Vino de la Sierra de Francia -ente gestor de la iniciativa- es asimismo diputado de Turismo. Además, y como destacó Redondo, se espera contar con la colaboración del Grupo de Acción Local Adriss para el desarrollo de algunas actuaciones y financiación de las mismas.

Respecto a las Rutas del Vino existentes, señaló que en España hay 26 repartidas en 14 comunidades autónomas y en 35 provincias y que en las comunidades de Aragón y Murcia están todas certificadas.

Para que funcione una Ruta del Vino, explicó, se necesita un ente gestor, que en esta ocasión es la Asociación Ruta del Vino de la Sierra de Francia, de la que forman parte 18 de los 23 municipios que podían estar incluidos. Sus inicios, como destacó Fernando Redondo, no puede haber sido «más exitoso», puesto que según su experiencia «no es habitual que se impliquen el 75% de los municipios, el 100% de las bodegas y un nutrido grupo de establecimientos», como ha sido el caso de la Ruta del Vino salmantina. Además, la «implicación de la DOP es fundamental» y en este caso «el gerente de la Ruta del Vino es el director técnico de la Denominación y el presidente de la DOP es miembro de la junta directiva de la Asociación Ruta del Vino».

Por otro lado, en la primera parte de la exposición Redondo habló de los beneficios que un territorio puede obtener con una iniciativa de este tipo, entre los que se encuentran el alto grado de satisfacción de los visitantes, que recomiendan el lugar a otras personas; el trabajo en red; la promoción nacional e internacional que se obtiene, que desde 2008 lleva una tendencia alcista, ya que Rutas del Vino de España ha firmado acuerdos con distintas entidades como Turespaña o agencias de viajes.

Promoción que también se consigue gracias al Plan de Actuación de RVE tanto en el ámbito del marketing como en el de comercialización con el fin de dar una mayor visibilidad al producto; la asistencia a ferias; la realización de viajes y jornadas de familiarización; la distribución de material promocional; sin olvidar la promoción on-line a través de webs y redes sociales; y las actuaciones que se llevan a cabo a lo largo del año.

Otro de los puntos en los que incidió Fernando Redondo fue en la señalización, que cada establecimiento deberá tener en su fachada, pero también habló de la direccional o de localización, que se instalará en los distintos municipios y a la entrada y salida del territorio de la Ruta del Vino para que el visitante sepa donde se encuentra.

La segunda parte de la jornada de formación versó sobre el Manual de Producto, en el que existen unos requisitos obligatorios que todos los socios deben cumplir al 100 por ciento, y que son diferentes en cada caso; y los requisitos complementarios, de los que hay que cumplir al menos un 60 por ciento.