Más de 24 millones de euros llegaron a la comarca de Ciudad Rodrigo en 2015 con cargo a los fondos FEGA

Explotación ganadera en la comarca de Ciudad Rodrigo. /
Explotación ganadera en la comarca de Ciudad Rodrigo.

SILVIA G. ROJO

Se suele hablar de la PAC (Política Agrícola Común) como la política europea por excelencia. Agricultores y ganaderos son plenamente conscientes de lo que estas ayudas suponen para el campo pero, tal y como destaca el procurador en Cortes por el partido socialista y portavoz en la Comisión de Agricultura, Juan Luis Cepa, «estos datos de ayudas los debería conocer toda la ciudadanía para ver la importancia de la Unión Europea justo en estos momentos de crisis , es decir, que todos los años lleguen a la comarca de Ciudad Rodrigo entre 20 y 24 millones de euros es gracias a la Unión Europea y si eso lo pudiéramos tener en cuenta, la gente lo conocería y sería consciente, por lo que la visión negativa que tenemos a veces de la Unión Europea cambiaría radicalmente».

En concreto, en el año 2015, la comarca mirobrigense percibió con cargo a los fondos FEGA (Fondo Español de Garantía Agraria) un total de 24.012.339,41 euros mientras que en 2014, el dato fue de 20.822.884 euros.

En este sentido, lo primero que hay que aclarar respecto a estos fondos es que el FEGAes un Organismo Autónomo, adscrito al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Secretaría General de Agricultura y Alimentación, que tiene como misión principal hacer que las ayudas de la Política Agrícola Común se apliquen estrictamente a lograr los objetivos de esta política, «llegando de manera eficaz a los beneficiarios que cumplen con los requisitos establecidos para su concesión, dentro de los plazos previstos en la normativa reguladora, fomentando una aplicación homogénea de las ayudas de la PAC en todo el territorio del Estado», recogen desde la página web del ministerio.

Las ayudas de la PAC se financian con cargo a los fondos europeos agrarios, FEAGA (Fondo Europeo Agrícola de Garantía Agraria) y FEADER (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural), y comprenden diversas ayudas por lo que por un lado están los denominados pagos base y por otro, los programas de desarrollo rural (PDR) donde se incluye desde la incorporación de jóvenes o los grupos de acción local y mientras que en un caso las ayudas son del 100%, en el otro, es un porcentaje específico porque el resto lo deben poner los particulares.

El número de perceptores de fondos FEGA fue en 2015 de 1.474, mientras que el año anterior eran 1.784, por lo que aunque sube la partida, disminuyen los perceptores. De ese cómputo, 1.100 perceptores son del pago base, es decir, de la PAC propiamente dicha.

Juan Luis Cepa explica que el descenso en ese número de perceptores se puede deber a que «se han acabado los contratos de las ayudas agro ambientales pero fundamentalmente los contratos de reforestación que son por cinco años y el año pasado se acabaron».

Añade que «en los pueblos donde esas ayudas a reforestación eran muy importantes es donde más han bajado los perceptores» aunque «también han podido bajar en algunos casos, que habría que analizarlo municipio por municipio, porque es el primer año que se aplica la fórmula de agricultor activo y eso frena un poco los solicitantes de la PAC».

Sobre el perfil de perceptor de la comarca de Ciudad Rodrigo dice Juan Luis Cepa que «hay mucha variedad» y fijándose en las ayudas, se pueden encontrar dos perceptores de 120 euros y después hay ayudas de casi 300.000 euros por lo que «sí existe una diferencia fundamental». Pero dicho esto y dejando de lado los extremos, es verdad que si se toma como referencia «una explotación típica de la comarca, fundamentalmente extensiva de vacuno, la ayuda suele estar entre 10 y 12 mil euros a 40 o 50 mil euros; esa podría ser la media aunque luego hay diferencias sustanciales», manifiesta Cepa.

En el caso de los municipios, el que más ayudas recibe es Ciudad Rodrigo, algo también lógico si se tiene en cuenta que es el que suma más vecinos. Así, en 2015 llegaron a Miróbriga más de cuatro millones de euros. Por otra parte, tan solo habría otros dos municipios que pasan del millón de euros y que son Fuenteguinaldo y La Fuente de San Esteban. El resto de la media de los pueblos de la comarca mirobrigense puede oscilar entre los 250.000 y 300.000 euros si se suman las cuantías de todos los beneficiarios de esas ayudas comunitarias.

De manera más detallada, Ciudad Rodrigo tenía una lista que incluía a 347 personas en el 2014 mientras que la de 2015 ha bajado a 292. La empresa agraria que más recibió el pasado año obtuvo 288.383,93 euros aunque llaman la atención otras que percibieron 279.048,33 euros o 123.077,88 euros, como las máximas beneficiarias.

Evidentemente, por debajo de esos topes hay de todo, desde perceptores de 47.000 mil euros a otros que no superan los 143,43 euros, algo que casi, casi se podría considerar como simbólico.

En el caso de Fuenteguinaldo las ayudas llegan a 55 personas, habiéndose reducido de un año para otro en siete, y siendo la cuantía máxima de 97.830,03 euros y la mínima de 165,56 euros.

La Fuente de San Esteban mantiene un número similar y fueron durante el año pasado 61 ganaderos los que recibieron esas ayudas procedentes de Europa.

De manera general, el número de perceptores ha descendido en todos los municipios y las diferencias entre unos y otros son bastante considerables tanto en número de beneficiarios como en sumas totales de los importes.

Por ejemplo, en Castraz se asientan cinco perceptores y la suma de las cuantías de todos ellos da como saldo 22.181,06 euros. En el caso de La Bouza son seis las personas que reciben estas ayudas y entre todas ellas suman 59.187,48 euros.

En el resto de municipios, ese número es variado y en Espeja o Dios le Guarde son 17 los perceptores; otros 33 en Fuentes de Oñoro; 24 en el caso de Gallegos de Argañán; 25 en Ituero de Azaba; 30 en Martín de Yeltes; 35 en Navasfrías; 53 en Robleda; 44 en Sancti Spíritus,; 32 en Serradilla del Arroyo; o 32 en Puebla de Azaba, por citar algunos ejemplos.

Sobre este ejercicio 2016 todavía no se conocen los datos concretos aunque de manera general, el número de solicitudes ha bajado ligeramente en la comunidad por lo que «habrá que esperar los datos pero poco a poco, el mero envejecimiento del sector hará que las solicitudes de la PAC sean cada vez menores», sostiene el procurador socialista.

Hay otra cuestión que ronda siempre en el ambiente y es si esos fondos se ven reflejados verdaderamente en la comarca. Cepa, cuya tarea profesional es la de técnico en un grupo de acción local, hace esa diferenciación y aclara que «hay muchas veces, y en este caso hablo más de mi trabajo profesional no en las Cortes, que se dice que si el programa de desarrollo rural genera o no genera empleo y eso es verdad, pero todo tiene que ser un poco relativo y el grupo de acción local, Adecocir, recibe tres millones de euros para cinco años y aquí estamos hablando de entre 20 o 24 millones de euros anuales».

Desde este punto de vista plantea que «sí sería conveniente hacer un análisis sobre en qué se reinvierte, porque es una cantidad cuantiosa, no existe ninguna ayuda más importante; si echáramos unas cuentas de los pensionistas, la comarca de Ciudad Rodrigo no llega a estos importes ni mucho menos» por lo que insiste en que «no estaría mal hacer un análisis de cómo se distribuyen esos fondos».

Eso sí, Juan Luis Cepa matiza que «las ayudas de la PAC las he defendido, las defiendo y las defenderé siempre; primero, porque no hay que considerarlas como meras ayudas sino como un complemento de rentas al sector agrario y ganadero ya que, posiblemente, si no fueran por este complemento de renta, habría menos explotaciones ganaderas y tendríamos un problema ambiental muchísimo más grave».

Por último, Juan Luis Cepa se refiere a los 923 millones de euros que recibe Castilla y León de esos fondos europeos cada año y deja constancia de que «lo único que hace la comunidad autónoma, y lo hace bien, es la gestión de esos 923 millones de euros con el anticipo del mes de noviembre que también lo manda la Unión Europea aunque es verdad que es la comunidad autónoma que más pronto lo ha implantado».