Los misioneros salmantinos extienden la fe católica en medio centenar de países

Juan Robles Diosdado./
Juan Robles Diosdado.

La mayor parte de religiosos, clérigos y seglares en misión están en el continente americano

JORGE HOLGUERA ILLERA

Son 277, el total de misioneros que registra la base de datos actualizada de la Delegación Diocesana de Misiones de Salamanca, si bien, algunos de ellos pertenecen a las diócesis de Plasencia o a la de Ciudad Rodrigo, pues según calcula Juan Robles Diosdado, delegado de Misiones, alrededor de 220 pertenecen a la Diócesis de Salamanca y el resto a las otras dos demarcaciones diocesanas que completan el resto del territorio habitado de la provincia de Salamanca.

La parte hispanolusa de América es la que mayor número de misioneros acoge. En total suman 188, los clérigos, religiosos, religiosas y seglares que ejercen su labor en 20 países de la América latina. En concreto, hay presencia de misioneros salmantinos en Argentina, Bolivia, Brasil, Guatemala, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. En esta parte del continente americano también se encuentra el país al que mayor número de misioneros salmantinos portan el Evangelio; Argentina, con 22 hombres y mujeres. En segundo lugar está Perú, con 21 misioneros, que iguala a Italia en número de hombres y mujeres salmantinos en misión. También en Sudamérica ejercen los dos obispos que esta delegación de Misiones tiene por el mundo. Uno de ellos en Ecuador y pertenece al Movimiento cristiano de acción social entre personas en situación de marginación, minorías étnicas e inmigrantes, Adsis; el otro se encuentra en Brasil y forma parte de la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana, OCSHA.

En Norteamérica también hay cuatro misioneros; dos están en Estados Unidos y pertenecen a las Comunidades Neocatecumenales, En Canadá hay otras dos Carmelitas Misioneras.

Europa, con 39, es el segundo continente, en número de personas salmantinas destinadas a divulgar la palabra y el ejemplo de Jesucristo. La mayor parte están en Italia, donde hay miembros de doce congregaciones diferentes. Las que más misioneros salmantinos tienen son Legionarios de Cristo y Amor de Dios. Francia es el segundo país europeo con mayor presencia de misioneros salmantinos. El resto de países europeos con presencia misionera de esta tierra son Alemania, Holanda, Inglaterra, Noruega, Portugal y Suiza.

En el contiente africano ejercen su labor evangelizadora 29 eclesiásticos, religiosos y seglares salmantinos. Congo, Guinea Ecuatorial, Mozambique, Camerún, Costa de Marfil, Senegal , Togo, Argelia, Angola, Gabón, Marruecos, Mauritania y Zambia son los países africanos en los que hay presencia de misioneros de esta Diócesis.

Pese a que el continente asiático es el que registra menor presencia de misioneros, es el más pujante, y en el que la labor del misionero toma otros tamices, por la complejidad del idioma y otras cuestiones como la cultura oriental y quizá otras religiones, e incluso la prohibición del credo católico en ciertos países en los que los misioneros en ocasiones se ven privados de libertad. Entre los países asiáticos con presencia de misioneros salmantinos se encuentran: Corea del Sur, Filipinas, India, Japón, Singapur y Taiwan.

En conjunto, los misioneros salmantinos extienden la fe católica en 51 países en todo el mundo.

A nivel mundial, en cuanto a órdenes se refiere, los Salesianos se llevan la mayor parte de misioneros salmantinos, con un total de 20. Hay que tener en cuenta que hay decenas de ordenes, la mayoría de las cuales con tan sólo un misionero salmantino. Al Amor de Dios pertenecen 19 misioneras salmantinas. Después están la Compañía de Jesús, las Hijas de Jesús, las Siervas de San José y las Hijas de María Auxiliadora.

Formación

Este año, en las formaciones misioneras que imparte la delegación están tratando el Dios de la Misericordia y las misiones, al hilo del Año Jubilar Extraordinario. El pasado año trabajaron Santa Teresa y la misión, y «así vamos abordando la actualidad que corresponda», relata Juan Robles. Esta acción formativa se lleva a cabo en la Delegación Diocesana de Misiones a donde suelen acudir entre 15 y 20 personas, que «van conociendo cosas y vamos intentando que se comprometan en sus propias parroquias y las comunidades a las que pertenecen y las estimulen también a hacerse misioneras y a comprometerse con la evangelización primera en el exterior, en el mundo de las misiones», declara Robles. Precisamente este apoyo moral y también económico es fundamental para que se pueda mantener la labor evangelizadora y sobre todo humanitaria y social que desarrollan los misioneros en los países en los que se encuentran. Para ellos suelen realizarse diferentes colectas y donativos. En este sentido «los salmantinos son muy generosos y ayudan mucho», destaca Juan Robles.

El delegado de Misiones detalla que desde la central salmantina se encargan de conocer la realidad en los países donde tienen misioneros, de conocer sus necesidades y mantener el contacto con los mismos.

También cuentan con un curso de formación «para que la gente pueda inquietarse o interesarse por las misiones y hacerlo sobre todo a fondo y con corresponsabilidad considera pues - tienen que conocer, saber qué es la Iglesia, qué es el ser bautizados, qué tenemos que ver nosotros con las misiones, qué son las misiones, cómo trabajan las misiones, etcétera».

Además desde la sede diocesana de Misiones divulgan este espíritu entre las parroquias salmantinas, por un lado a través de las personas que se preparan en los grupos de formación para que «las estimulen a hacerse misioneras y se comprometan con el mundo de las misiones». Por otro lado tienen una experiencia «muy bonita, muy interesante y muy eficaz», valora Juan Robles, que consiste en elegir una parroquia en concreto para que acoja todas las celebraciones misioneras anuales del curso. Este año la parroquia de Santa Teresa es la que está viviendo esa experiencia, con los beneficios que ello reporta a los fieles que forman parte de la misma, pues «sirve de cursillo o máster para los fieles de la comunidad parroquial porque van conociendo todas las realidades y distintas dimensiones de las misiones», explica Juan Robles.

Las parroquias de Jesús Obrero, María Mediadora, San Juan de Sahagún, San Mateo y la Anunciación, y la parroquia de los Trinitarios el año pasado, ya acogieron esta experiencia. El resultado es que «todas esas parroquias quedan muy sensibilizadas con los misioneros y a veces personas de las parroquias continúan luego con nosotros formándose y trabajando en favor de las misiones», anota el delegado de Misiones.