Líneas futuras de alianza

El Vicente Rodríguez Fabrés está trabajando en la creación de una asociación estratégica con un colegio de Inglaterra

Prácticas del módulo de Maquillaje en una de las aulas taller con las que cuenta el C.I.F.P. Vicente Rodríguez Fabrés. /
Prácticas del módulo de Maquillaje en una de las aulas taller con las que cuenta el C.I.F.P. Vicente Rodríguez Fabrés.
JORGE HOLGUERA ILLERA

El Centro Integrado de Formación Profesional Vicente Rodríguez Fabrés está en continua evolución para poder ofrecer a sus alumnos la mejor formación, para ello, la filosofía de este instituto contempla la palabra colaboración en diferentes sentidos. Por un lado, este centro que dirige Santiago Elvira desde hace 23 años, tiende sus brazos al posible establecimiento de convenios con empresas. «Somos un centro abierto, adaptado y flexible», explica este profesor que lleva más de tres décadas dedicado a la enseñanza en este prestigioso centro de formación profesional. Por ello están encantados de recibir «cualquier sugerencia» que les hagan las empresas, es decir, posibles «propuestas de investigación», que quieran llevar a cabo las pequeñas compañías que no puedan desarrollarlas por si solas por carecer de medios para ello. En este instituto cuentan con instalaciones, conocimiento y sobre todo, tienen muchas voluntad de enriquecer la formación de sus alumnos pero también el ámbito profesional de la ciudad.

La colaboración, es una palabra que se repite para con otros centros educativos de la provincia, de similares características pero con diferentes ofertas de formación, estos son el Río Tormes y el Ciudad de Béjar. También participan desde el Fabrés en cuatro nuevos proyectos de innovación y transferencia del conocimiento del programa denominado Aula Empresa. En este caso trabajan con institutos de la comunidad autónoma. Coordinan el correspondiente a Imagen Personal y son parte de otras tres ramas profesionales. El objetivo en este caso es «competir», como aliciente educativo, pues pretenden «crear incentivos, rivalidad sana», describe Santiago Elvira, con el fin de «mejorar».

La apertura de este instituto no se limita a la ciudad y la región, sino que su visión va más allá de las fronteras nacionales, pues son conscientes de las puertas que se abren al salir fuera de España. En este sentido el Vicente Rodríguez Fabrés ha salido en las listas provisionales de admitidos en la convocatoria de este año para la subvención Erasmus. En las acciones clave KA102 para Grado Medio (cuatro alumnos) y KA103 para Grado Superior (tres estudiantes). Los pupilos concluirán su formación en Reino Unido, Malta o Alemania. También han recibido becas de movilidad dos profesores con destino Italia y otros dos con destino Birmingan (Inglaterra). Estos últimos a través de un consorcio con la Fundación General de la Universidad de Salamanca, con el fin de hacer una asociación estratégica. Esta permitirá el intercambio con Inglaterra. También se intercambian proyectos con los que se enriquecen unos centros y otros, evitando las costosas mediaciones necesarias de otro modo.

Ecyl

El director de este centro de estudios agradece mucho la colaboración del Ecyl, en un reciente curso de Soldadura que han impartido en colaboración con este organismo. Estaba destinado a la población desempleada y desocupada. Santiago Elvira considera que los centros integrados son lugares idóneos para la realización de estas formaciones por ello argumenta que «lo suyo es que los centro públicos reciban más cursos de estas características». En particular en el Rodríguez Fabrés están muy equipados y con diversos talleres, ya que cuentan con cuatro familias profesionales y para impartir formación «el abanico de posibilidades es grandísimo», es por ello que demandan «que haya entendimiento entre Empleo y Educación para impulsar a los centros integrados». Por otro lado, esta posibilidad de formación también se hace extensible a las empresas que precisen de la renovación de su personal, aquí ofrecen esa posibilidad.