Celso Lagar vuelve a casa de la mano de Antonio Campillo

El comisario de la exposición Martín Páez muestra una de las obras de Celso Lagar al alcalde de Ciudad Rodrigo, Juan Tomás Muñoz./
El comisario de la exposición Martín Páez muestra una de las obras de Celso Lagar al alcalde de Ciudad Rodrigo, Juan Tomás Muñoz.

SILVIA G. ROJO

El Palacio de los Águila de CiudadRodrigo suma una nueva exposición a sus salas, probablemente la más importante de cuantas haya acogido este espacio, y lo hace de la mano de la Fundación Antonio Campillo.

Más de 60 obras, 40 pintores y varios escultores dan forma a Madrid/París. Arte de una época en la Fundación Antonio Campillo, y en la que se muestran los trabajos «de aquellos artistas que eran amigos y compañeros de viaje de Antonio Campillo», expuso el comisario de la muestra, Martín Páez.

Del total de las seis salas expositivas, seguramente la de mayor relevancia para CiudadRodrigo sea la dedicada al pintor mirobrigense Celso Lagar, nacido hace 125 años y del que se cumplen en este 2016, 50 años de su muerte.

En total, se trata de 10 obras en las que tal y como recuerda la historiadora, Sarah Serrano, se aprecia el trabajo del célebre personaje de familia ebanista, que se inició trabajando en el taller de su padre donde cultivó el gusto por la escultura que le llevó a estudiar en Madrid, Barcelona y París, «empapándose de las nuevas tendencias, modos de ver, introduciendo de este modo la Vanguardia en España con su planismo, que será una simplificación de los volúmenes del cubismo, quedando solo lo primitivo en superficie del cuadro».

En los trabajos que se exponen de Celso Lagar se aprecian a la perfección las diferentes épocas, como la búsqueda del plano o el último periodo dedicado al mundo del circo.

Evidentemente, nada sería posible sin Antonio Campillo, el escultor murciano fallecido en el año 2009, que inició esta colección que ahora se muestra, en parte, en CiudadRodrigo pero que según matizó el comisario la aportación más importante se debe al vicepresidente de la Fundación Antonio Campillo, Juan Pérez Ferra, que «luchando e indagando», ha logrado reunir todas estas obras.

Como no podía ser de otra manera, una de las salas, la última, está dedicada a Antonio Campillo, a sus distintos trabajos en escayola, bronce o madera, «una representación intensa de materiales que él empleó para su escultura», apuntó el comisario de la exposición.

En el resto de las salas, aparecen obras de Juan de Ehevarría, Hubert Malfait o Gregorio del Olmo.

En el acto inaugural además intervino José María Esteban Ibáñez, patrono de la Fundación, quien destacó que con esta exposición se refleja «una época cultural en la que todos los escultores y pintores se comunicaban y se influenciaban en sus ejecuciones aunque esta influencia no ensombrece los caracteres principales de la personalidad de cada uno por lo que esta exposición contribuye al conocimiento de unos años esenciales en la historia cultural».

José María Esteban definió a Antonio Campillo como «un escultor de alma mediterránea que se siente hoy como en casa en esta hermosa e histórica ciudad de la meseta norte».

El alcalde de Ciudad Rodrigo, Juan Tomás Muñoz, aprovechó la ocasión para anunciar que el Ayuntamiento está preparando para finales de verano una exposición conmemorativa del 50 aniversario de la muerte de Celso Lagar, y adelantó que la muestra incluirá las obras que ahora mismo se exponen en los Águila ya que la Fundación ha comprometido su préstamo.

Juan Tomás Muñoz, como experto en la materia, añadió algunos datos históricos como por ejemplo que en 1911 el Consistorio becó a Celso Lagar para que estudiara en París, pasando por Barcelona primero. El importe de aquella beca fue de 300 pesetas.

 

Fotos

Vídeos