Salamanca incorpora dos apellidos ilustres a su amplia nómina de escritores

Antonio Manilla y José Antonio Ramírez escoltan al alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, en el acto de entrega. /
Antonio Manilla y José Antonio Ramírez escoltan al alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, en el acto de entrega.

El Ayuntamiento entrega los Premios de Novela y Poesía al extremeño José Antonio Ramírez y al leonés Antonio Manilla

LUIS MIGUEL DE PABLOS

Corre el año 1555 y el emperador Carlos V, que cuenta ya 55 años, desembarca en España tras abdicar para retirarse en el monasterio extremeño de Yuste. Junto a él viajan sus relojes, y también su relojero, Juanelo Turriano, al que pide que le fabrique un autómata -personajes que realizan movimientos al son de las campanadas- que luche por él contra la muerte.

Lo que depara esta batalla del rey más televisivo lo cuenta José Antonio Ramírez en El relojero de Yuste, premio de novela Ciudad de Salamanca y uno de los dos escritores homenajeados en la mañana de ayer en el Ayuntamiento. El segundo es Antonio Félix López, o Antonio Manilla en el mundo de la poesía, que se hizo acreedor del premio Ciudad de Salamanca por El lugar en mí.

Manilla (León, 1967), historiador y periodista, ha recibido a lo largo de su trayectoria distinciones como el Premio Letras Jóvenes de Castilla y León, el Luis Mateo Díez de relatos o el Francisco Valdez de periodismo, entre otras.

José Antonio Ramírez (Nogales, 1959), por su parte, es licenciado en Filología y ha publicado más de 80 obras de narrativa y poesía con reconocimientos tan valiosos como el Juan Ramón Jiménez, Ciudad de Irún, Claudio Rodríguez, Ciudad de Badajoz, José Hierro, Blas de Otero, Fray Luis de León, o el Alarcos Llorach, entre otros. En 1986 fue candidato al Premio Nacional con su novela Gárgola y fue Premio de la Crítica Andaluza por su novela Las manzanas de Erasmo.

En esta ocasión ha sido El relojero de Yuste, elegida de entre las 110 novelas presentadas y procedentes, además de España, de Alemania, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Francia y México, la novela que le ha permitido sumar un nuevo premio, que lleva aparejado una dotación económica de 15.000 euros y la publicación de la obra por Ediciones del Viento.

Ramírez recibió este reconocimiento de manos del alcalde, quien subrayó que el mayor premio «es el prestigio que concede la ciudad de Salamanca a estas obras y sus autores». El escritor extremeño, por su parte, agradeció al Ayuntamiento la convocatoria de un galardón «que hace por sí solo» y que premia, con su obra, «la invención, la imaginación y la creatividad» frente a una sociedad «atenta a la realidad».

Su novela fue elegida ganadora por un jurado presidido por Luis Alberto de Cuenca el pasado 30 de septiembre.

También hizo entrega Fernández Mañueco del XVIII Premio Ciudad de Salamanca de poesía, que recayó en el poeta leonés Antonio Félix López, quien explicó que decidió presentar su poemario por ser «de los pocos premios» que cuentan con un jurado compuesto «por algunos de los poetas más sobresalientes de España» y por «la visibilidad» de su publicación por la editorial Reino de Cordelia, de cuyos editores destacó «la gran profesionalidad y familiaridad propia de otra época».

Manilla también hizo mención a la «contrastada nómina de galardonados», con especial atención a «poetas y escritores castellano y leoneses», y concluyó que «por jurado, ciudad y nómina, el Ciudad de Salamanca no es un premio cualquiera».

La repetición de la lectura del fallo del jurado, que ya se anunció el pasado 30 de septiembre, sí correspondió en este caso al presidente del mismo, el poeta Antonio Colinas, quien subrayó la «unanimidad» en la elección del poemario premiado, dotado con 8.000 euros para el autor, ante la recepción de 181 originales de los que 164 procedían de España y el resto de Argentina, Cuba, Estados Unidos, México y Venezuela.

Fernández Mañueco destacó la convocatoria y entrega de estos premios como la demostración de la «apuesta clara y decidida» por la cultura y el «compromiso» del Ayuntamiento con la literatura. «Somos una ciudad que honramos la palabra», manifestó, para pasar a referirse a la «unión» de las dos obras premiadas «por el protagonismo del tiempo» y a sus escritores como «dos autores con una amplia trayectoria en publicaciones y premios que hoy unen sus nombres a Salamanca y a la nómina de premiados».

Plazo para 2016

Una vez entregados los premios de la edición de 2015, cuyo retraso se ha debido fundamentalmente al periodo electoral, el Ayuntamiento recordó ayer que el plazo para la próxima edición de los premios Ciudad de Salamanca de poesía y novela ya está abierto y que todos los interesados en participar deberán enviar sus originales a la sede de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes, situada en la plaza del Liceo de la capital salmantina, antes del 29 de abril.

Para la edición de 2016 se repetirá la dotación económica, con 15.000 euros para el ganador del certamen de novela además de la publicación y distribución de la obra premiada por la editorial Ediciones del Viento, y 8.000 euros de dotación económica para el poemario que resulte vencedor del certamen de poesía, cuya publicación y distribución será llevada a cabo por la editorial Reino de Cordelia.

Los premiados en la edición de 2014 correspondieron a Carlos Aganzo en su modalidad de poesía por En la región de Nod, y a Miguel Fernández-Pacheco en novela por Ava la loba.