«A partir de enero daremos seminarios en colegios»

Doctor Jiménez Díaz, alma mater de la sección./
Doctor Jiménez Díaz, alma mater de la sección.

JORGE HOLGUERA ILLERA

Para llegar a la pretendida detección y prevención de la enfermedad mental es necesario tener un conocimiento acerca de la misma y sus síntomas en edades tempranas. Por ello hace tiempo que desde esta asociación se encargaron de enviar una carta a todos los socios con un catálogo de síntomas observables en niños. «Es un semáforo para que los padres vieran si por ejemplo el niño no sonríe, si el niño no habla o tal, que eso ya es un síntoma de posible e incluso probable de enfermedad mental futura, y esto hay que observarlo y comunicarlo a quien proceda», anota el presidente de Afemc, Eusebio Pérez, quien añade que «se lo mandamos a todos sus socios, porque como son padres o hermanos de enfermos adultos y puede que tengan nietos, sobrinos, o que conozcan niños que tengan esos síntomas y que es indicio de que puede haber un problema». Dicha información fue elaborada por el doctor Jiménez Díaz con la colaboración del doctor Rey, asesor de Afemc. De esto hace tiempo, y fue un paso fundamental. Ahora quieren llegar más lejos para beneficiar a toda la sociedad salmantina.

Para ello están tratando de colaborar con la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León según anota Francisco Santiago Martín, vicepresidente de Afemc y responsable de la Sección Infanto Juvenil. Santiago explica que pretenden entablar un convenio. «Empezaremos a dar seminarios a partir de enero», anota. Estos irán destinados a orientadores de los colegios, con el fin de llegar a «la detención y la prevención de la enfermedad mental», indica Pérez García, quien matiza que «todo esto sirve para que conozcan lo que tienen que observar». Esta es una de las partes fundamentales para que la Sección Infanto Juvenil pueda cumplir con su cometido. Los jóvenes que ya presentan síntomas de patologías mentales deben ser previamente detectados. Lo más común es que los familiares se den cuenta de que algo no funciona bien.

También pueden percatarse los médicos de atención primaria, pediatras o los orientadores de los centros de estudios. Afemc ya se ha acercado a estos profesionales de distintas formas. El llegar a los centros escolares facilitará esta detención y derivación a la unidad Infanto Juvenil, donde aclararán las posibles dudas o derivaran a donde proceda. Indirectamente pretenden prevenir situaciones como posibles acosos escolares o hasta suicidios que, se han podido producir por la incomprensión a la que son sometidos niños que tienen alguna problemática de este tipo. Es decir, «los niños con enfermedad (o inicios de) mental están en riesgo de muchas situaciones que pueden ocurrir en el colegio, en la calle o en sus hogares y que pueden ser susceptibles de requerir nuestros servicios y que les echemos una mano», anota López. Todo ello es fruto del «desconocimiento que hay y de la forma tan errónea que muchas veces se califican a estas personas debido a que el problema no está diagnosticado», destaca Eusebio Pérez, quien considera que ello «provoca el sufrimiento del afectado y de sus familias».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos