Los políticos locales pujan por conseguir los 28.000 votos que llegarán del extranjero

La cantidad de salmantinos emigrados equivale al 10% de los que votarán en la provincia

DANIEL BAJO / WORDSALAMANCA

Por si aún no se había dado cuenta, el 24 de mayo se celebran elecciones municipales y autonómicas . Y serán, al menos sobre el papel, las más reñidas desde hace muchos años. Hay nuevos partidos, hay inquietud social y hay candidatos dispuestos a partirse la cara con quien haga falta para conseguir votos.

Según el INE, hay 282.403 salmantinos residente en España que podrían ejercer su derecho al voto. Y según el Censo de Españoles Residentes Ausentes (CERA), hay otros 27.994 paisanos que viven fuera del país y que también pueden ejercer como electores. Otra cosa es que quieran votar y que hayan seguido los pasos burocráticos exigidos para hacerlo. No es lo más habitual (en las últimas elecciones generales votó en torno a un 5% de los españoles inscritos en el CERA), pero en estas elecciones municipales y autonómicas los votos importan más que nunca. El registro de españoles inscritos en el CERA equivale, grosso modo, a la población de la ciudad de Valencia.

¿Dónde viven los salmantinos emigrados? Sobre todo en Europa, por una cuestióna geográfica y posibilidades de empleo, y en América, por cercanía cultural, idioma y como efecto de la emigración de hace algunas décadas. De hecho es bastante común que los políticos de algunas regiones, como Galicia, hagan campaña en Buenos Aires o Uruguay para tratar de atraer el voto de los españoles que marcharon en su día y que aún pueden votar.

Cinco continentes

En datos, la mayor parte de la colonia salmantina en el extranjero se concentra en Argentina (9.421 nacidos en Salamanca viven allí) y Francia (7.692), fruto de la emigración masiva de los peores tiempos de la provincia. Les siguen los dos países tipo de la emigración moderna: Brasil (1.493 salmantinos) y Alemania (1.424). Además hay otros dos destinos con más de un millar de paisanos dentro de sus fronteras: Cuba (1.228) y Suiza (1.057), ambas acostumbradas a acoger a emigrantes. Tres países europeos y tres americanos que concentran el grueso de expatriados.

El resto se reparte a lo largo y ancho del mundo. Hay 852 en EEUU, 641 en Andorra, 546 en Venezuela, 484 en Reino Unido, 328 en México en resumen, en casi cualquier rincón de los cinco continentes. De hecho hay salmantinos en Islandia, Zambia, Omán, Jamaica o Nueva Zelanda, por citar casos en los cinco continentes.

Volviendo al 24 de mayo, la pregunta ahora es qué harán los partidos para ganarse sus simpatías y cómo harán llegar su mensaje a un colectivo tan disperso y heterogéneo.

Desde el PSOE salmantino explican que las cifras del CERA suponen «casi el 10% del censo de Salamanca» y que los medios de comunicación y las redes sociales juegan un papel esencial para mantener el contacto con ellos. Dando por hecho que es «imposible llegar a todos», los socialistas comentan que las nuevas tecnologías pueden «canalizar la información» y «dirigir propuestas» a los emigrados. Es algo que el partido está haciendo a nivel federal: explicar el procedimiento para votar desde fura de España y por correo. No pedir el voto, ya que aún no se puede, pero sí orientar a quien vive en otro país. A nivel local, explican que «duele» que haya tantos salmantisno fuera de España y destacan los planes del PSOE para repatriar a los jóvenes que han tenido que marcharse por falta de oportunidades de empleo.

En Ciudadanos Salamanca afirman que «en los últimos años ha habido un éxodo de cientos, de miles de salmantinos por motivos laborales. Es cierto que muchos lo hacen voluntariamente para aprender o adquirir experiencia laboral, pero también muchos por falta de empleo». Así, y al margen de la propuesta para intentar que, quien lo desee, pueda volver a Salamanca, el mensaje de Ciudadanos es que «el colectivo de salmantinos obligados a emigrar es primordial» para ellos. En su caso, y como hace el PSOE, emplean las posibilidades de la tecnología para mantener contacto con ellos y recoger las ideas que les hacen llegar. «Y la respuesta en muchos casos es la misma. La falta de oportunidades laborales les empuja a irse. En muchos casos no se van voluntariamente. Lo hacen con pena y la mayoría está deseando volver. Queda mucho trabajo por hacer para que encuentren su oportunidad. Si quieren volver, queremos que vuelvan».

Otro de los nuevos partidos, Ganemos Salamanca, tiene una posición algo diferente con respecto a esta materia. Y es que los salmantinos residentes en el extranjero no pueden votar en las elecciones municipales, que es precisamente el ámbito en el que Ganemos está desarrollando su actividad desde su constitución. Aún así, desde esta agrupación de electores se ha participado con ahínco en la Marea Granate, ese movimiento en redes sociales que busca movilizar a los nacionales residentes en otros países para que conozcan sus derechos electorales. «Conocemos gente de Salamanca que vive en Uruguay o Holanda, por ejemplo, que forma parte de esa Marea», explica el segundo en la lista de Ganemos al Ayuntamiento charro, Gabriel Risco, que considera esencial aportar esa información a los que viven fuera «porque no siempre los consulados se lo ponen fácil», concluye.