La Usal investiga con 20 grupos de 14 países en el estudio del autismo en Europa

Simona Palacios, Sirio Llera, Daniel Hernández Ruipérez y Manuel Posada. /
Simona Palacios, Sirio Llera, Daniel Hernández Ruipérez y Manuel Posada.

La iniciativa, financiada con 2,1 millones de euros, mejorará el conocimiento y la respuesta a los trastornos del espectro autista (TEA)

F.J. REBOLLEROSALAMANCA

La Universidad de Salamanca formará parte del consorcio internacional compuesto por 20 grupos de investigación procedentes de 14 países diferentes, para la puesta en marcha del proyecto denominado Trastornos del Espectro del Autismo en Europa. ASDEU, una acción diseñada a tres años y financiada por la Dirección General de Salud y Consumidores (DG-SANCO) de la Comisión Europea, con el fin de incrementar el conocimiento y mejorar la respuesta a los trastornos del espectro autista (TEA), según informó el rector de la institución académica, Daniel Hernández.

El proyecto ASDEU, que recibirá una financiación de 2,1 millones de euros aportados por la DG-SANCO persigue, entre otros objetivos concretos, estimar la prevalencia de los TEA en 12 países de la Unión Europea; analizar los costes sociales y económicos del autismo; revisar los programas existentes sobre detección temprana y desarrollará propuestas de mejora e implantación de los mismos; elaborar un plan para mejorar la formación de profesionales; validar biomarcadores asociados a estos trastornos; y mejorar el conocimiento sobre el diagnóstico, comorbilidad y efectividad de los cuidados y apoyos en la vida adulta y en las personas mayores con diagnóstico de autismo.

Asimismo, el rector destacó que también colaborará con el proyecto EU-AIMS (European Autism Interventions A Multicentre Study for Developing New Medications) para mejorar la calidad de vida y el pronóstico de las personas con autismo y cuyos dos objetivos principales del proyecto son, por una parte, aplicar un modelo de salud pública a los trastornos centrado en la estimación de la prevalencia y la mejora de los programas de detección diagnóstico y tratamiento precoz, y por otra, la creación de un nuevo marco europeo basado en la evidencia que mejorará la atención a los adultos y a las personas mayores con TEA.

Respecto a ASDEU, el grupo de instituciones que componen el consorcio está integrado por once centros universitarios, dos importantes organizaciones de padres, cuatro organizaciones de renombre a cargo de temas estrechamente relacionados con esta convocatoria y tres centros gubernamentales de investigación.

Simona Palacios Antón, presidenta de la Federación de Autismo de Castilla y León, apuntó que «hemos planteado que esto no solo sea un día de concienciación, sino una llamada a la acción ciudadana» demandando la falta de un conocimiento que como señaló «está poco difundido» y la falta de «registros, datos y estadísticas» que ayuden a un diagnóstico temprano del síndrome.

Manuel Posada, del Instituto de Investigación de Enfermedades Raras, puso el acento en que «España va a liderar un proyecto cuyo objetivo va a decir muchas cosas» asegurando que «el proyecto solo puede llevarse a cabo con la implicación de todos». Y es que señaló que la investigación es fundamental porque no existen datos fijos de cuántas personas tienen autismo; y la estimación que se hace del uno por ciento de la población, sólo tienen en cuenta a los niños que tienen edades comprendidas entre los siete y nueve años, dejando de lado un gran margen de edades.

El director de Atención Primaria de Castilla y León, Sirio Llera Muñoz aseguró que Castilla y León es «la única región europea con experiencia en diagnóstico temprano del autismo, imprescindible para saber qué tratamiento se le debe suministrar» añadiendo que ahora «se aprende de los pacientes porque ya no son pasivos, son activos», refiriéndose a la importancia que tiene la actuación y la valoración del paciente respecto a los diferentes tratamientos que se les suministra. También dijo que la consejería de Sanidad está muy sensibilizada con el caso y disculpó la ausencia del consejero de sanidad de Castilla y León por un problema de última hora, añadiendo que el consejero podría aportar mucho al debate porque su especialidad es la psiquiatría.