El Tribunal de Cuentas vuelve a mirar a las universidades y les pide cambios

Ricardo Rivero, Jesús Encabo, Ramón Álvarez de Miranda y José María Lago. /
Ricardo Rivero, Jesús Encabo, Ramón Álvarez de Miranda y José María Lago.

Su presidente minimiza el varapalo que supuso el informe sobre el control del gasto académico y la Usal lo acepta como vía para mejorar la gestión

RICARDO RÁBADE

La contundente reprimenda que el Tribunal de Cuentas propinó semanas atrás a las universidades públicas españolas, especialmente a sus fundaciones, respecto a una alarmante falta de rigor presupuestario en el control de su gasto fue esquivado diplomáticamente tanto por el presidente de este organismo, Ramón Álvarez de Miranda, como por el vicerrector de Economía de la Usal, Ricardo López. Ambos, junto con el presidente del Consejo de Cuentas de Castilla y León, Jesús Encabo Terry, protagonizaron ayer la inauguración del Seminario Iberoamericano de Control Público, que arrancó sus actividades matinales en elColegio Arzobispo Fonseca.

Álvarez de Miranda puntualizó, en relación al controvertido y jugoso informe, que el Tribunal de Cuentas «no pretendía dejar en mal lugar a las universidades». Apuntó en este sentido que las instituciones académicas han experimentado una gran transformación a lo largo de los últimos 20 años y, por todo ello, consideró que «las universidades deben hacer cambios para acomodarse a la situación presente».

«El propósito del Tribunal de Cuentas enfatizó Álvarez de Miranda es colaborar para que la universidad española sea de calidad y nuestras recomendaciones van dirigidas a fomentar que tenga investigación y que se cumplan las medidas de control económico y financiero».

Pese a las críticas vertidas contra las universidades públicas, el vicerrector de Economía de la Usal tuvo palabras de elogio hacia la labor que despliegan tanto el Tribunal de Cuentas como el Consejo de Cuentas, dado que con las recomendaciones que incluyeron en sus últimos dossiers contribuyen a «mejorar la gestión» de la Universidad salmantina.

Álvarez de Mirada reconoció que la modernización, la transparencia y el buen gobierno son los tres grandes retos a los que se enfrenta el Tribunal de Cuentas. Respecto al primero, apostilló que se trata de «modernizarse para llegar a ser más eficiente» y abogó por «una utilización más intensiva de las nuevas tecnologías de la información».También resaltó el cambio cualitativo derivado de la «rendición telemática de sus cuentas» que llevan a cabo las diferentes instituciones ante los requerimientos del Tribunal de Cuentas, un proceso en continua expansión que creció del 10% al 60% durante el año 2013. En su opinión, el organismo que encabeza «está en el buen camino» en materia de modernización». Además, cuantificó en un 50% el incremento que experimenta de forma anual la actividad que lleva a cabo el Tribunal de Cuentas.

Durante su alocución, defendió especialmente la necesidad de trabajar de forma coordinada con los diferentes órganos de control de las Comunidades Autónomas. Precisamente, a finales del año 2013 el Tribunal de Cuentas aprobó unas nuevas normas de fiscalización de las instituciones, fruto precisamente de la cooperación con los tribunales y los consejos de cuentas de las diferentes regiones.

Por su parte, el presidente del Consejo de Cuentas de Castilla y León, Jesús Encabo, se refirió expresamente al informe que han puesto en marcha para hacer un seguimiento de las recomendaciones que hace el organismo de control que preside. «En el primer informe hemos comprobado que, de las 161 recomendaciones que se remitieron a los distintos entes fiscalizados, se han cumplido 60, es decir, el 37%», matizó Jesús Encabo en sus declaraciones.

Además de Álvarez de Miranda, López y Encabo, a la inauguración acudieron también el director del departamento de Derecho Administrativo, Financiero y Procesal, el catedrático José María Lago Montero, y el decano de la Facultad de Derecho, Ricardo Rivero.

Argentina, Brasil, Colombia y Paraguay han enviado a responsables de síndicos y consejos de cuentas a este seminario, auspiciado por la Fundación General de la Usal.