«'Ratonera' es un sentimiento personal que nos ahogaba hace tiempo y que teníamos que sacar»

Eva Amaral y Juan Aguirre, en una imagen promocional./
Eva Amaral y Juan Aguirre, en una imagen promocional.

LUIS MIGUEL DE PABLOS

Han dado la vuelta al guion habitual -compongo, grabo y a partir de ahí inicio una gira de conciertos- como parte de un experimento que tiene hoy en Salamanca su segunda parada. Amaral se ha marcado un calendario de festivales donde salpicar sus nuevos temas en busca de la reacción del público. Si las sensaciones son óptimas, esas canciones pasan a formar parte del universo Amaral, en este caso del nuevo disco que verá la luz a finales de año. De momento la primera píldora, Ratonera -una sátira que saca los colores a nuestros políticos-, se le ha indigestado a más de uno.

«No sé ni como duermes por las noches, estúpido farsante, si mientes más que hablas...», primeros compases de un tema que sonará esta noche en el Caem.

¿Será tan cañero el resto del disco?

Juan Aguirre.En un disco se juntan estados de ánimo diferentes. Ratonera surgió en su momento y sirve como adelanto del disco, pero no es diferente a Hacia lo salvaje o El universo sobre mí, por ejemplo. Cuando componemos imaginamos que cada canción es una especie de cortometraje que cuenta una historia.

Eva Amaral.Ratonera es un sentimiento personal que nos ahogaba desde hace tiempo y al igual que otras canciones, lo utilizamos como un exorcismo. Lo teníamos que sacar para que no nos bloqueara, nos había provocado un escenario angustioso que, después de expulsado, nos ha abierto las ventanas para poder seguir haciendo otras cosas. Seguir hablando de lo que nos rodea, no solo de lo que no nos gusta sino también de lo que nos agrada.

Mucha gente lo suscribe a juzgar por la repuesta que ha tenido en las redes sociales.

E.A.La verdad es que nos ha sorprendido mucho el debate que se ha generado y también la cantidad de gente que se ha sentido identificada con esa sensación de agobio.

Aunque ya no es época de censuras, ¿les ha generado algún problema a la hora de cerrar conciertos?

E.A.Cuando compones no te planteas ese tipo de parámetros pero no sería la primera vez, aunque no es el caso de momento.

¿Sabe cuando compone una letra la repercusión que va a tener?

E.A.Ni idea. Sí que sé si he conseguido trasladar lo que quería contar, y con eso ya me doy por satisfecha.

¿Pueden avanzar algo más del que será su séptimo disco?

E.A. De momento sabemos las canciones que se van a incluir pero no las que se van a quedar fuera, y la verdad es que al componer en periodos de tiempo muy largos, hay algunas que reflejan realidades que no nos gustan, otras que sí, otras que reflejan lo que nos gustaría que fuesen.

J.A.No somos un grupo que repita dos veces las mismas cosas. Para nosotros el planteamiento de un nuevo disco es una evolución en la que miramos hacia adelante. Intentamos reflejar la realidad que nos rodea y las sensaciones que nos provoca esa realidad.

La realidad que vive hoy Amaral es que ha dejado el listón muy alto, ¿qué meta se marcan a corto plazo?

E.A.Desde el primero disco hemos pasado de funcionar del boca a boca, y en Zaragoza con cuatro amigos que venían a vernos, a dar el salto a América y tener mucha repercusión. Todavía recuerdo conciertos con los camareros y poco más. Con Estrella de mar, nuestro tercer disco, comprobamos cómo hubo un cambio grande. Fue un shock y una especie de bofetón agradable para nosotros.

Ahora tienen casi más tirón en América que aquí.

E.A.Es un territorio tan extenso que poco a poco hemos ido ampliando gira, pasando por Argentina, Chile, México, ahora hemos incorporado Perú, Acabas por descubrir cosas de su cultura que te llenan porque compartimos la lengua y otras muchas cosas, pero también hay otras de las que puedes llegar a aprender.

Viendo la que está cayendo aquí, ¿apetece más salir fuera a tocar?

E.A.La situación que vivimos en España es global y no es ajena al resto del mundo. Para nosotros son experiencias que nos sirven también para crecer en todos los sentidos. De todos los países que visitamos volvemos con amigos y cosas interesantes en el bolsillo.

Si nos limitamos al aspecto puramente técnico, ¿qué novedades vamos a encontrar en su nuevo trabajo?

E.A.La verdad es que en todos los discos hemos ido descubriendo sonoridades nuevas y también una forma de plasmar lo que teníamos en la cabeza. No siempre quedan las cosas como las piensas. Ahora estamos experimentando y jugando en equipo para que todo evolucione.

¿Quién tiene la última palabra cuando toca tomar decisiones?

E.A.Es un trabajo en equipo, no es una cuestión de ideas cerradas. Todos estamos en sintonía para elegir el camino adecuado. Desde luego Juan es el que tiene una visión más válida y profesional de sonido.