Fútbol | Primera División

Sergio reconoce «buena predisposición» hacia su renovación con el Real Valladolid, que está «parada»

Sergio charla con Kiko Olivas durante un entrenamiento de pretemporada. / Alberto Mingueza

El técnico blanquivioleta aseguró esta mañana en rueda de prensa sentirse «súperagusto» en Valladolid y confió en que la ampliación de su contrato ocurra pronto

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

El Real Valladolid encara ya su tercer partido de liga, el que le enfrentará el próximo sábado (19:00 horas) al Levante en el Ciudad de Valencia.

El equipo, en el que no podrán estar los lesionados Moyano, Alcaraz, Sandro y Luismi y en el que es seria duda Pablo Hervías, como esta mañana aseguró Sergio González, se enfrenta así a su tercer encuentro consecutivo fuera de casa con los deberes aparentemente ya hechos, toda vez que el técnico catalán aseguró esta mañana que su objetivo antes de empezar la liga era «puntuar en al menos dos de esos viajes, sabiendo que el del Real Madrid iba a ser complicado».

Por ello, el técnico reveló que ahora trabaja en que su plantel «vuelva a su realidad» tras conseguir puntuar en el Santiago Bernabéu. «Los halagos son bonitos y se los merecen, ojalá que los hayan disfrutado, pero también los momentos malos serán difíciles. Se acaba ese disfrute y tenemos que volver a ser nosotros mismos. Si no jugamos con la humildad, el trabajo y la solidaridad que solemos tener, lo pasaremos mal en el campo del Levante», advirtió el técnico.

Precisamente esas han sido las señas de identidad del conjunto blanquivioleta desde que hace poco menos de año y medio Sergio y su equipo aterrizaran en el club y por su contrato en Pucela, que expira en junio, se le cuestionó al técnico después de que David Espinar, director del Gabinete de Presidencia, dijese que Ronaldo pretende «un proyecto a largo plazo con Miguel Ángel y Sergio dentro». «El tema está parado», describió el entrenador catalán, afirmando de paso que «hay buena predisposición por ambas partes». «Yo aquí estoy súperagusto. Desde que llegué me he encontrado como en casa y la confianza en mí ha sido plena en todo momento, pero hasta que no suceden las cosas en el mundo del fútbol no se puede hablar. Vamos a esperar el momento, ojalá que sea pronto y ojalá podamos celebrarlo. Y, si no, esperaremos aquí tranquilos», relató.

La plantilla, cerrada salvo sorpresa

A cuatro días para que se cierre el mercado de fichajes, Sergio asumió esta mañana que en la situación en la que está el equipo «es difícil que haya algún movimiento», aunque dejó claro que el cuerpo técnico «siempre está abierto a todas las posibilidades».

Lo mismo sucede, a su juicio, con las posibles salidas de jugadores de peso específico en la plantilla ya que, pese a que reconoció que «el mercado y las cláusulas están ahí», confió en que todos los futbolistas que están en el equipo «quieren estar y no van a tener la posibilidad de irse».