Fútbol | Primera División

Sergio cree que el Real Valladolid debe igualar la intensidad del Granada e ir a por el partido

Sergio González durante una rueda de prensa anterior. / Rodrigo Ucero

El entrenador blanquivioleta considera que los suyos están obligados a coger la responsabilidad del choque ante un equipo que está «en la ola buena y siendo martillo»

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

Cambio de discurso de Sergio González respecto al que ofrecía el pasado jueves en la rueda de prensa previa al choque ante el Villarreal que terminó con derrota pucelana. Ahora, como local y ante un recién ascendido como el Granada que suma diez puntos en los primeros cinco partido de liga (el Real Valladolid ha cosechado cinco), el técnico blanquivioleta considera que mañana (Nuevo José Zorrilla, 19:00 horas) es momento de que los suyos tomen la responsabilidad del partido, recogiendo el guante de las declaraciones del técnico del Granada, Diego Martínez, en las que aseguraba que los pucelanos son favoritos para el choque. «Nos encanta coger la responsabilidad. Jugamos en casa y tenemos que tenerla. Debemos intentar ganar, aunque sabiendo que en esta liga tan difícil favoritos no hay», afirmó

No obstante, quiso devolver la pelota al tejado del técnico de su rival de mañana, al asegurar que sus aseveraciones son una forma de «jugar el partido ya desde la rueda de prensa». «A nosotros no nos va a despistar, lo aceptamos, lo gestionamos y a tope», dijo.

Negándose a comentar los cambios que hará en la alineación de mañana, aunque asegurando que los habrá, Sergio afirmó en la rueda de prensa de este lunes que la derrota en Villarreal «colmó el vaso» de las malas sensaciones después del empate cosechado frente al Osasuna. «Tenemos que tener tranquilidad porque esto es muy largo. Sabemos el daño que nos hizo Osasuna en la primera parte por su forma de jugar, nosotros quizá no tuvimos esa frecuencia y en los duelos individuales estuvieron mejor que nosotros», reflexionó el preparador, que aseguró que ante los castellonenses los suyos estuvieron «mucho mejor como equipo, pero los últimos quince minutos empañaron el partido».

Para evitar repetir lo ocurrido hace nueve días en el enfrentamiento con los navarros, pidió que la afición acuda al encuentro «sabiendo que vamos a sufrir ante un equipo fuerte, en la ola buena y que está siendo martillo». «Tenemos que igualar esa intensidad, los duelos uno contra uno y la segunda jugada. Si hacemos eso no vamos a tener ningún problema«, afirmó el técnico.

Cuestionado por los periodistas sobre la posibilidad de que la afición pucelana piense que el equipo está un escalón por encima del que realmente está, Sergio admitió que «la sensación en la ciudad es distinta a la realidad deportiva» y pidio «intentar pelear por ajustarnos todos un poco».