El Real Valladolid visitará a un Levante inmerso en aguas revueltas por su límite salarial

Roger Martí celebra uno de los dos tantos anotados ante el Villarreal el pasado viernes. /EP
Roger Martí celebra uno de los dos tantos anotados ante el Villarreal el pasado viernes. / EP

El club levantino, que necesita liberar 4 millones en cinco días para cumplir con el límite salarial, se plantea poner en el mercado a Roger, bigoleador en la última jornada y enfadado por su suplencia. La entidad granota agiliza los trámites para dar salida a Antonio Luna y al bosnio Sanjin Prcic, con fichas altas

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Con fuego jugó en el campo el pasado viernes en su cita con el Villarreal, y a punto está de quemarse en los despachos si en los cinco próximos días no reconduce sus cuentas para cumplir con el 'fair play' financiero que exige LaLiga. El Levante necesita reducir en cuatro millones de euros su gasto en plantilla antes del lunes para redondear su límite salarial y aunque desde el club se trata de propagar la tranquilidad que ha reportado la última victoria, la realidad es que los movimientos que debe realizar en las próximas horas tienen en vilo a sus directivos y también al vestuario, revuelto al verse inmerso jugadores de peso.

Al frente de la lista se encuentra Roger Martí, 13 goles la temporada pasada, quien al término del último encuentro salió a zona mixta para reivindicar sus méritos y de paso mostrar su malestar por la falta de minutos. Se siente infravalorado por su técnico el delantero valenciano, y a juzgar por sus palabras no descarta abandonar la disciplina del Levante si el escenario le es propicio. «Parece que tenga que hacer el doble, llevo dos partidos saliendo del banquillo y no me gusta», espetó minutos después de anotar los dos goles que le dieron la victoria al equipo de Paco López. Con contrato en vigor hasta 2023, Roger está en el escaparate pese a los 30 millones de euros que contempla su cláusula de rescisión. De hecho, si su situación financiera lo exige, el club granota no descarta su traspaso y ya ha trascendido que pediría entre 12 y 13 millones de euros por su libertad.

En cualquier caso, el agua no llega aún hasta el cuello y no es una opción prioritaria. En la entidad que preside Quico Catalán han marcado en rojo las salidas de Antonio Luna y el bosnio Sanjin Prcic –dos jugadores con fichas altas– como paso ineludible para cumplir con el control financiero de LaLiga. En un segundo plano se encuentran contratos como los del lateral Iván López o el albanés Sadiku, que el club pretende liberar al no contar Paco López con ellos.

Aún no ha podido inscribir al serbio Radoja al no cumplir con el 'fair play' financiero

Pendiente también de todas estas operaciones está el centrocampista serbio Radoja (exCelta), que todavía no ha podido ser inscrito por el sobrepeso que hay en la plantilla.

No es el centro del campo el principal de los quebraderos de cabeza de Paco López, cuyo equipo ha sufrido serios desajustes en las dos primeras jornadas. El ejemplo más flagrante, y que le puede servir de referencia al Real Valladolid con vistas a su próximo compromiso, se vio en la última jornada ante el Villarreal donde el equipo de Javi Calleja perdonó lo imperdonable antes de verse superado con dos penaltis.

Pasó por encima del Levante en una primera parte en la que bien pudo irse al descanso con al menos tres goles de diferencia, y en la reanudación se encontró con otro escenario en buena parte por los cambios planteados desde el banquillo por Paco López. El técnico, valiente cuando juega en el Ciudad de valencia, saltó con un 4-3-3 y Rochina, Morales y Sergio León arriba, y encontró un mayor equilibrio ocupando pasó a un 4-4-2 en la segunda parte. Con la salida al campo tanto de Roger como del extremo portugués Hernani mejoró mucho el Levante, que igualó fuerzas sobre el césped antes de encontrar su pizca de suerte en las dos penas máximas.

Una remontada que oculta los verdaderos problemas que tiene el conjunto levantino en defensa, una línea recién armada después de incorporar jugadores como Rubén Vezo en el centro o Coque y Miramón en el lateral, además del inscrito en los últimos días Óscar Duarte. El internacional costarricense, llamado a ser un jugador importante en el esquema de Paco López, aún no ha podido debutar y bien podría hacerlo el próximo sábado ante el Real Valladolid.

Por esa vía de la confusión, hasta que consiga los minutos y la sincronización que necesita toda línea defensiva, puede hacer daño el equipo de Sergio, que en las dos primeras jornadas ha demostrado su fiabilidad de medio campo hacia arriba con Óscar Plano y Sergi Guardiola –al igual que ante el Betis y Real Madrid, tampoco estuvo hace un año ante el Levante– como estiletes.