Óscar Plano y Joao Félix, bajo la lupa

Óscar Plano y Joao Félix, bajo la lupa

El jugador blanquivioleta no apareció en el ataque del equipo, algo muy parecido al portugués que fue sustituido en el minuto 60

ENRIQUE IBÁÑEZ HUERTAValladolid

Óscar Plano, el desaparecido en el ataque del Valladolid

Óscar Plano volvió a ocupar la banda derecha del Real Valladolid y volvió a hundirse con el paso de los minutos hacia la posición de mediapunta del ataque blanquivioleta. El jugador madrileño terminó un encuentro de esos que es mejor olvidar, con una participación nula en la ofensiva pucelana, el futbolista desapareció entre las camisetas rojiblancas.

La primera parte del jugador madrileño fue casi inexistente, con el equipo pucelano moviendo el balón de un lado a otro del campo, buscando un hueco entre la defensa del Atlético. Como viene siendo habitual en los partidos de Plano esta temporada, se desplazó hacia el medio, haciendo la función de mediapunta, dejando la banda para Moyano y los desplazamientos de Guardiola.

Y fue ahí, entre la nube de piernas moradas y rojiblancas donde Óscar desapareció y su juego no fue más que meramente anecdótico. Algún pase abriendo el juego, alguna leve presión en la salida de balón del rival, pero poco se puede destacar de su actividad en los primeros 45 minutos.

La segunda parte fue una copia de la primera, con un Óscar Plano perdido en el juego ofensivo del Real Valladolid, tardó solo dos minutos en demostrar que no estaba jugado su mejor partido con una entrada por detrás a Saúl que el árbitro cobró con tarjeta amarilla.

A partir de ese momento Plano desapareció del partido, con escasa participación y con leves apariciones en el medio campo. Un partido muy espeso del jugador blanquivioleta que se hundió entre la defensa rival y que no aportó nada en el ataque pucelano.

En los últimos diez minutos, y al igual que el resto del equipo, Plano reculó hacia su campo y cerró líneas para evitar que el punto se le escapara de la mano al Real Valladolid.

Joao Félix, la pieza que no encaja en el juego rojiblanco

Joao Félix llegó a Zorrilla siendo uno de los cuatro jugadores que Simeone ha utilizado en el once titular en todos los partidos que el Atlético de Madrid ha disputado esta temporada. El futbolista se ha convertido en el objetivo de la grada rojiblanca por sus actuaciones en los últimos encuentros y la de ayer en Valladolid aumenta las dudas sobre el jugador y si de verdad es el futbolista que vale lo que al equipo de Simeone tuvo que pagar este verano.

Al igual que el resto de sus compañeros, muy poco se puede rescatar de la primera parte del jugador portugués. Colocado en la banda izquierda rojiblanca, Félix desapareció y su juego se basó en buscar pases filtrados a los delanteros y esperar algún balón por arriba para correr. Desesperado con la escasez de juego y de oportunidades, y viendo que los dos jugadores de la banda izquierda del Real Valladolid, Nacho y Toni Villa, estaban amonestados, Simeone decidió cambiar al jugador de banda, trasladando a Koke a la izquierda.

Pero el cambió de posición no fue lo que el entrenador esperaba, ni muchos menos. El portugués desapareció por completo y su juego se basó en caminar por el campo y esperar que el árbitro señalará el final para ir a los vestuarios.

Los segundos 45 minutos no fueron mejores que los primeros. Félix volvió a su banda natural, la derecha, pero al igual que la primera el jugador rojiblanco brilló por su ausencia. Lo más destacado de su partido fue una amarilla que el colegiado mostró al extremo por protestar tras una falta de Joaquín y que el portugués reclamó como la segunda amarilla para el jugador blanquivioleta. Esa jugada fue suficiente para que, en el minuto 60, Simeone decidiera que el jugador abandonara el terreno de juego y dejar sus sitio a Correa.