El PIVE 2 evita el desplome de la venta de coches en febrero

El plan de ayudas reactiva la demanda en la segunda mitad del mes, que cerró con un descenso del 9,8%

JORGE MURCIAMADRID
Cientos de coches a la venta. / Archivo | Europa Press/
Cientos de coches a la venta. / Archivo | Europa Press

La matriculación de turismos y todoterrenos cayó en febrero un 9,8%. Pero el descalabro pudo ser aún mayor, de no mediar el impulso que el PIVE 2 dio a las ventas en la segunda mitad del mes. El parón entre el primer PIVE que se agotó a mediados de enero- y la puesta en marcha del segundo originó una caída del 20% en las ventas a particulares. Una tendencia que se revirtió en la segunda quincena de febrero, que registró un alza del 40%, según informan las principales asociaciones del sector.

Febrero ha terminado con 58.373 matriculaciones, de las que 26.973 corresponden al canal de particulares, lo que representa un descenso del 8,7%. Las peores cifras las ha registrado el de empresas, que se desplomó un 25,9%. Una situación que puede mejorar con la efectiva puesta en marcha del PIMA Aire, que subvenciona la renovación de flotas de vehículos comerciales. La nota positiva la puso el segmento del alquilador, que experimentó un notable incremento del 7,6%. La explicación hay que buscarla en el efecto estacional de Semana Santa, que este año se adelanta respecto a 2011.

Eso sí, el canal de alquiladores sufrió un importante retroceso (-14,5%) en el conjunto de los dos primeros meses del año. En ese mismo periodo la caída de ventas globales fue del 9,7% (108.048 matriculaciones). Con ser malas cifras, suponen una ralentización en el desplome de las ventas que caracterizó el pasado ejercicio, sobre todo en su segunda mitad. Por ejemplo, la caída en septiembre fue del 36,8%, motivada por el alza en los tipos de IVA. En octubre, noviembre y diciembre los descensos se movieron entre el 20% y el 23%.

Las principales asociaciones del sector de la automoción han destacado el efecto amortiguador del PIVE 2 en la caída de las ventas. Ha permitido cambiar el rumbo del mercado, que tras el final del PIVE 1 había vuelto a una senda con fuertes descensos, sostiene David Barrientos, de la Asociación de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac).

En opinión de Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de Ganvam (que agrupa a concesionarios y compraventas), el nuevo plan está ayudando a sostener el mercado, si bien las matriculaciones de particulares no son todo lo dinámicas que esperábamos. Jaume Roura, presidente (Faconauto), augura que los concesionarios seguirán realizando esfuerzos promocionales que seguirán rozando los 4.000 euros por unidad.