«No es autojustificación; no había alternativa a los ajustes»

«No es autojustificación; no había alternativa a los ajustes»

PAULA DE LAS HERASMADRID

"Soy muy consciente de que salimos heridos de la derrota; pero eso no merma mi confianza en nuestro futuro", ha animado José Luis Rodríguez Zapatero esta mañana,en su última rendición de cuentas ante el Comité Federal del PSOE. El aún secretario general de los socialistas ha apelado una vez más a la crisis como causante principal de la debacle, pero ha pedido ahora un debate "robusto".

"Si queremos encontrar motivos de la desafección debemos hacerlo con buena disposición y con coraje", ha defendido. De esto modo, ha emplazado a hacer un ejercicio de autocrítica que, en su caso, ha sido meramente nominal.

A pesar de admitir que se han podido cometer "errores de gestión y de comunicación" sólo imputables a los propios socialistas, no ha concretado a qué se refería exactamente. Y, es más, ha subrayado que la causa que todas las encuestas señalan como principal responsable del distanciamiento de sus antiguos votantes, los drásticos recortes aprobados en mayo de 2010, no eran evitables. "Procuramos hacerlo con sentido de la equidad y no solo respetando los pilares de estado de bienestar, sino reforzando la prestación por desempleo; pero seguramente, no acertamos a integrar su explicación en un contexto global y coherente", ha alegado poniendo el acento, sólo, en las deficiencias del mensaje.

Zapatero ha admitido, eso sí, que es entendible la "decepción" que han podido sentir muchos ciudadanos al ver que "quien en años precedentes ha demostrado una ambición por ensanchar, ahora se presentaba como el ejecutor de esos ajustes". Pero, acto seguido, ha añadido: "No me siento impulsado por un deseo de autojustificación cuando os digo que no había alternativa".

La hora de los militantes

El presidente del Gobierno en funciones ha agradecido también a Rubalcaba todo el "esfuerzo y empeño" puesto en una campaña electoral que no ha podido evitar el peor resultado electoral de la historia del PSOE, 110 diputados. Y ha alegado que ahora hay que buscar fortalecer al partido con el debate interno. "La historia se construye congreso a congreso, con la libre elección -ha defendido-; así lo hicimos antes y así lo haremos".

Zapatero se ha erigido así en garante de no habrá soluciones pactadas entre bambalinas, como ocurrió en las pasadas primarias. "Este es ya el tiempo de los militantes es tiempo de abrir una nueva etapa", ha concluido, antes de dar paso a la intervención del candidato.

 

Fotos

Vídeos