Rubalcaba reclama al PSOE que no haga borrón y cuenta nueva tras el 38 Congreso

Rubalcaba reclama al PSOE que no haga borrón y cuenta nueva tras el 38 Congreso

Defiende que cuanto "más abierto" sea el debate ahora, mejor, pero pide después "unidad e integración"

PAULA DE LAS HERASMADRID

Alfredo Pérez Rubalcaba no quiere que el 38 Congreso del PSOE se convierta en un borrón y cuenta nueva. El que fuera candidato del partido a las pasadas elecciones del día 20 ha defendido ante el Comité Federal, reunido desde las 9.30 horas, que ahora es momento de abrir un debate interno "cuanto más abierto y participativo, mejor". Pero ha añadido que, después, habrá que hacer un ejercicio de "unidad e integración", como el que hizo José Luis Rodríguez Zapatero tras su victoria en el año 2000.

El aún secretario general, hasta el próximo mes de febrero, ha dado un papel significativo tanto en sus ejecutivas como en sus Gobiernos a representantes de la vieja guardia como el propio Rubalcaba, Manuel Chaves o incluso José Bono, quien fuera su rival en la contienda abierta tras la dimisión de Joaquín Almunia hace once años. "Una buena parte de lo que hemos sido -ha subrayado Rubalcaba- se debe a su inteligente manejo de la situación interna tras el 35 Congreso".

El veterano dirigente ha realizado además una defensa de su campaña, que ha calificado de "socialdemócrata", y ha hecho hincapié en que, aunque el PSOE haya perdido 4,5 millones de votos, no se ha producido una "derechización de la sociedad española". Ese es, a su juicio, el pilar sobre el que los socialistas deben construir su respuesta a lo ocurrido. "Nosotros hemos enviado votos a casa y a otras formaciones políticas, pero una buena parte de nuestros votantes se han resistido a votar al PP", ha argumentado. "Si no ha superado los once millones de votos en estas condiciones no lo hará nunca y creo que eso es lo que marca nuestro trabajo electoral en el futuro".

Rubalcaba ha argumentado que el PSOE ha demostrado que "sigue siendo el instrumento más importante que tiene la mayoría progresista de este país para alcanzar el Gobierno". Y ha prometido una oposición responsable. "Jamás vamos a poner palos en la rueda ante medidas que creamos sinceramente que pueden contribuir a salir de la crisis -ha señalado-; tenemos que defender el estado social, restablecer el prestigio de la política, porque cuando la política se desprestigia es la izquierda la que sufre".

Juntos pero no revueltos

El discurso del excandidato ha sucedido al informe de gestión presentado por José Luis Rodríguez Zapatero. Al terminar, ha ocupado su sitio en la ejecutiva, junto a Carme Chacón, que podría llegar a ser su rival en el Congreso de febrero en caso de que ambos decidan presentar su candidatura a la secretaría general. La ministra de Defensa, con la que no ha cruzado palabra, ha aplaudido la intervención pero ha mantenido en todo momento la vista al frente; un gesto que nada tiene que ver con los "mimitos" que se profesaron en campaña.

El debate de este Comité Federal, que aprobará la convocatoria del Congreso para los días 3, 4 y 5 de febrero y analizará la debacle del 20-N que ha dejado al PSOE con tan solo 110 diputados, se prevé largo. Continúa ahora a puerta cerrada, pero ya han pedido la palabra 45 notables socialistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos