Zapatero y Rajoy se reúnen para abordar la crisis

La tormenta sobre la deuda soberana y la posición de España en los foros internacionales estuvieron a la orden del día en la cita en la Moncloa

MADRID
Zapatero y Rajoy se reúnen para abordar la crisis

Las urgencias de la crisis han hecho que José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy se hayan reunido hoy para abordar el aspecto más sensible del traspaso de poderes, la crisis financiera. La tormenta sobre la deuda soberana y la posición de España en los foros internacionales estuvieron en el orden del día de la cita en el palacio de la Moncloa. Horas antes mantuvieron otro encuentro las delegaciones encabezadas por la popular Soraya de Sáenz de Santamaría y el ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, para preparar el traspaso de poderes.

El jefe del Ejecutivo y el vencedor de las elecciones tenían previsto verse para analizar las cuestiones de Estado que exigen una continuidad, pero no con tanta premura. Hablan por teléfono con asiduidad para intercambiar puntos de vista sobre la evolución de la crisis de la deuda soberana y los vaivenes de los mercados, según confirman fuentes de ambas partes, y tenían previsto encontrarse más adelante para, entre otros asuntos, preparar la posición de España ante el Consejo Europeo de Bruselas del 9 de diciembre.

Pero la gravedad de la situación económica, aunque este miércoles fue un día más tranquilo en los mercados financieros después de los momentos convulsos de la víspera, hizo que cambiaran los planes y se entrevistaron hoy por la tarde durante dos horas.

No acordaron, sin embargo, la adopción de medida alguna para calmar la volatilidad de los mercados financieros, la prima riesgo de la deuda española sigue muy alta y cerró hoy por encima de los 450 puntos. Zapatero considera que tomar nuevas medida de ajuste del gasto es una responsabilidad que corresponde al próximo Gobierno. "Los nuevos recortes corresponderán a los que vengan, nosotros ya hemos hecho los deberes que nos tocaban", comenta un destacado socialista.

La reunión, en consonancia con la mejora de las relaciones entre ambos en las últimas semanas, fue "cordial", según se afirmó tanto en la Moncloa como en el PP, y tenía como finalidad dar una imagen de unidad a los mercados y aflojar su presión tras la negativa respuesta de estos después del triunfo del PP en las elecciones. La prima de riesgo en los últimos días bordeó los 500 puntos, aunque hoy cerró a 456. Ambos acordaron volver a mantener más entrevistas de este tipo antes del relevo.

Cauces de información

Como aperitivo de esa reunión hoy se vieron las caras durante cerca de dos horas las delegaciones del Gobierno y del PP que tienen que negociar el traspaso de poderes. Por la parte gubernamental estuvieron en el encuentro Jáuregui, el director del gabinete de la Presidencia, José Enrique Serrano, y el secretario de Estado de Asuntos Constitucionales, José Luis de Francisco; en representación de los populares acudieron Sáenz de Santamaría, el secretario de Economía del partido, Álvaro Nadal, y el secretario general del grupo parlamentario popular, José Luis Ayllón.

En el encuentro establecieron los cauces de información del Gobierno en funciones al PP sobre los asuntos ordinarios y de los asuntos que aborde la comisión de secretarios de Estado que prepara el orden del día del Consejo de Ministros, que a estas alturas de la legislatura También acordaron la metodología de trabajo para la fijación de la posición española en asuntos internacionales. Aunque para las cuestiones de relieve, como el Consejo Europeo, el hilo será directo entre Zapatero y Rajoy.

Ambas delegaciones analizaron la posibilidad de acortar los plazos del relevo, algo que es "improbable", a juicio del Gobierno, pero que para el PP es "deseable" ante la necesidad de adoptar medidas de ahorro del gasto cuanto antes. Una alternativa es concentrar en menos días los despachos de los líderes políticos con el rey una vez que se constituya el Congreso el 13 de diciembre y reducir los periodos de formación de los grupos parlamentarios para ganar una semana.

Un calendario que el vicepresidente Manuel Chaves vio posible. Incluso apuntó la posibilidad de dictar un decreto que modifique el que fijó el adelanto electoral y establezca una fecha más temprana para la apertura del Parlamento. "Pero estoy hablando de hipótesis no de algo que esté cerrado", advirtió el vicepresidente.

Fotos

Vídeos