El Colegio Universitario culmina la integración en la UVA y cierra 38 años de enseñanza

Conde Pumpido pide a los ciudadanos que «confíen en la Justicia y en el valor del derecho» para solucionar conflictos El Fiscal General del Estado y muchos otros ex profesores participaron en el acto celebrado en el Palacio de Mansilla

M. A. L.SEGOVIA
Inicio solemne del acto final en el salón de actos del Palacio de Mansilla. / ANTONIO TANARRO/
Inicio solemne del acto final en el salón de actos del Palacio de Mansilla. / ANTONIO TANARRO

Después de haber hecho posible la formación de casi 11.000 alumnos, la institución del Colegio Universitario ya ha quedado para la historia, los registros y las hemerotecas. Con el fin del curso 2006-2007, culmina su integración en la Universidad de Valladolid y terminan 38 años de una fecunda relación con la Universidad Complutense de Madrid. El salón de actos del Palacio de Mansilla, sede de casi toda la trayectoria del Colegio, reunió ayer a los miembros de su patronato, a directores, docentes, ex profesores y antiguos alumnos en un acto oficial que en palabras del director del centro, José Antonio Escudero, fue «un final fecundo y jocoso».

A la convocatoria acudieron muchas personalidades que han mantenido una relación especial con el Colegio Universitario. El Fiscal General del Estado, Cándido Conde-Pumpido, profesor durante sus años de judicatura en Segovia, recordó al regresar al centro que aquellos fueron de los mejores años de su vida profesional, pues el contacto con la universidad le permitió «compartir con los jóvenes alumnos la idea del valor del derecho para resolver con justicia los problemas de los ciudadanos de forma pacífica».

Conde-Pumpido afirmó que, sin embargo, es una tarea de todos «ayudar a que los ciudadanos confíen en la Justicia y en las instituciones, porque esa es la fuerza del Estado de Derecho y la de nuestra convivencia».

Esa confianza la facilita «que las instituciones cumplan con su obligación», según dijo el Fiscal General, para quien es evidente que el poder judicial es un poder «pacífico» con «capacidad de convicción» y que los fiscales tienen que «hacer su investigación y formular acusaciones, los jueces la suya y dictar sentencia y la de los periodistas -añadió, en clara alusión a las críticas que está recibiendo desde varios medios por su gestión- informar confiando en que los tribunales actúan conforme al Derecho y a la razón».

Invitados e implicados

Por su cargo, Conde-Pumpido era la persona de mayor rango en el acto de clausura del Colegio Universitario de Segovia. Pero entre el público que llenó el salón de actos estuvieron, entre otros, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, el ex alumno José Luis Concepción; los rectores de las universidades de Valladolid y Complutense de Madrid, Evaristo Abril y Carlos Berzosa, respectivamente, y otros destacados políticos de las últimas décadas como los ex ministros Eduardo Serra, Rafael Calvo Ortega y Óscar Alzaga, Raúl Morodo, el ex profesor y también Defensor del Pueblo Álvaro Gil Robles, el ex presidente del Tribunal Constitucional Manuel Jiménez de Parga y el catedrático y economista Ramón Tamames, además de los representantes de las instituciones y las autoridades locales y de los conferenciantes extranjeros que han visitado el centro.

La clausura oficial del Colegio cerró con el 'Gaudeamus Igitur' cantado por la coral Voces de Castilla. Antes habían intervenido muchos de los citados en representación de los profesores, de los alumnos, del personal... y Atilano Soto, presidente de Caja Segovia y del patronato; Silvia Clemente, consejera de Cultura y Turismo, y quien toma el relevo, el rector de la Universidad de Valladolid, Evaristo Abril.

Atrás quedan ya las miles de horas de clase, de conferencias y seminarios, «una notable y notoria actividad cultural», como destacó Escudero, «la historia del Colegio Universitario, que es la de nuestra propia vida».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos