Valwo cierra el zoo de Matapozuelos tras 24 años

La empresa, que recibía subvenciones públicas, comunica verbalmente a sus trabajadores que en seis meses estará desmantelado y les ofrece recolocaciones

J. SANZVALLADOLID
Entrada al parque de la naturaleza Valwo de Matapozuelos desde la carretera que une Mojados y esta última localidad. / J. S./
Entrada al parque de la naturaleza Valwo de Matapozuelos desde la carretera que une Mojados y esta última localidad. / J. S.

Parques Reunidos, la empresa propietaria del parque temático Valwo de Matapozuelos, comunicó el lunes por la tarde a sus veinte trabajadores el cierre inminente del único zoo regional después de dos décadas de actividad -ocho años bajo esta última denominación-.

La confirmación 'oficial' de la clausura de las instalaciones llega el mismo día en el que, según informaron ayer fuentes sindicales, los dueños firmaron la venta de las 50 hectáreas de terreno a una empresa aún sin confirmar.

Los veinte operarios fijos, que estos días trabajan solo en labores de mantenimiento -el zoo cierra en invierno entre noviembre y marzo-, recibieron la noticia «verbalmente» el lunes por la tarde de boca de un responsable de Parques Reunidos que puso fin así a más de una semana de rumores.

«No sabemos casi nada, solo que van a cerrar al público porque nos lo dijeron extraoficialmente el lunes», confirmó ayer uno de los empleados, quien no pudo concretar «ni la fecha ni el plazo». Él y sus compañeros, algunos con quince años de antigüedad, se aferran a un clavo ardiendo y confían, al menos, en que «Parques Reunidos no nos deje tirados y nos recoloque en otros parques -incluido el parque de atracciones, el zoo y un acuario en Madrid- que gestiona en el resto de España o nos ofrezca una salida laboral digna».

El secretario de la Federación de Turismo de UGT, Fernando de la Cal, aclara que la empresa «ofreció verbalmente a sus trabajadores indemnizaciones de 15 días por año trabajado o la posibilidad de recolocarse en las otras instalaciones que gestiona», además de dar un plazo de seis meses a los propios operarios para «vaciar las jaulas y trasladar los animales». Estos, en principio, irían a parar a otros zoos de la propia empresa.

En cuanto a la transacción realizada por Parques Reunidos, operarios y sindicatos solo saben por ahora que «la compra de los terrenos se firmó ayer mismo por la mañana por parte de un particular», si bien, al parecer, «el acuerdo de venta solo está zanjado documentalmente y la operación aún no está cerrada hasta que los dueños reciben el importe acordado», señala el secretario de negociación colectiva de la Federación de Ocio de CC. OO., Alberto Sáez.

Los dos sindicalistas consultados coinciden en señalar que «el cierre parece inevitable» y anuncian el comienzo de una ronda de conversaciones con las partes para «aclarar el posible cambio de uso de las instalaciones, el futuro de todos los empleados y la concesión de subvenciones públicas», concretan desde Comisiones y UGT.

Dormir con hipopótamos

Los trabajadores, por su parte, prefieren guardar silencio por ahora «a la espera de que nos comuniquen oficialmente nuestro futuro» y lamentan la más que probable desaparición de un zoológico «en el que algunos hemos invertido casi media vida».

El cierre inminente del histórico zoológico no les sorprendió solo a ellos y tanto fuentes de la Junta como de la Diputación, además del alcalde de Matapozuelos, Antonio Méndez, manifestaron ayer que desconocían las intenciones de Parques Reunidos sobre el futuro del parque temático. Eso a pesar de que la primera administración concede cada año subvenciones que rondan los 60.000 euros y de que la segunda tiene convenios con Valwo para la celebración de campamentos estivales, según informaron desde UGT.

De hecho, la página web valwo.com mantenía aún ayer la programación subvencionada de aulas de la naturaleza y campamentos de verano, además de anunciar novedades para la presente temporada como la creación de «cuatro magníficos bungalows de madera» o estancias de fines de semana para «vivir la experiencia de dormir a escasos metros de hipopótamos, bajo el escalofriante aullido del lobo y los sonidos de la noche». La oferta parece que al final se limitara a dormir en un solar bajo los pinos.

Fotos

Vídeos