La matriculación de vehículos Renault ha caído el 18,1% en diez meses respecto al 2005

El Megane sigue siendo el coche más comprado en España, pero sus ventas han bajado el 19,3% respecto al año pasado Su declive contrasta con el auge del Clio, que sube el 21%

E. GARCÍA DE CASTROVALLADOLID

Renault atraviesa por una mala racha de ventas en España. Para darse cuenta basta con echar un vistazo a las estadísticas que maneja la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), que revelan que entre enero y octubre de este año se matricularon en el conjunto del país 130.861 vehículos que llevaban el logotipo de la multinacional francesa. Esta cifra, aunque es elevada, supone una caída del 18,1% respecto al mismo periodo del 2005 y explica por qué Renault ha perdido su tradicional liderato del segmento de las marcas en favor de Citroën.

Este descenso adquiere mayor dimensión si se tiene en cuenta que la compañía cerró el último ejercicio con 234.426 turismos y vehículos comerciales adquiridos en España, una cantidad que parece imposible de alcanzar en el tiempo que queda hasta Nochevieja aun teniendo en cuenta que a finales de cada año se matricula un buen número de turismos.

El recorte en la cuota de mercado de la firma del rombo no puede atribuirse únicamente a la ralentización general que se detecta en las ventas en España, puesto que es muy superior a la reducción media del 1,8%. De hecho, entre enero y octubre del año pasado salieron de los concesionarios españoles 1.279.669 coches y una cantidad similar en lo que va del actual ejercicio, 1.256.776.

La buena noticia es que el Megane sigue siendo el turismo más comprado, aunque también esto tiene un lado oscuro. En octubre se vendieron 7.035 unidades de este modelo, el 24,96% menos que en el mismo mes del 2005. Y esa es la tendencia de todo el año: lo peor es que en los primeros diez meses se han colocado 78.833 en España, lo que implica una rebaja del 19,28%. La lista de los diez utilitarios más populares se completa, por este orden, con el Ford Focus (67.943 vendidos de enero a octubre), el Seat Ibiza (50.825), el Citroën C4 (42.076), el Peugeot 307 (41.699), el Opel Astra (41.498), el Seat León (40.434), el Citroën Xsara (35.076), el Renault Clio (34.470, es decir, el 20,88% más) y por último el Volkswagen Golf (34.230).

Expansión internacional

En los últimos años Renault ha centrado su estrategia en la expansión más allá de las fronteras europeas, y así en los últimos años ha abierto fábricas en Brasil (Curitiba, dedicada a la estampación) y Colombia (Medellín, que ensambla el Logan a partir de piezas producidas en Rumanía). La apuesta por el Clio III -cuya buena marcha contrasta con el declive del Megane- ha hecho que la multinacional haya dedicado gran parte de sus esfuerzos en los últimos tiempos a garantizar su producción. Además de destinar 216 millones a su planta de Turquía (Bursa), con objeto precisamente de sacar adelante ese modelo, la marca ha invertido otros 414 en su 'casa', en las plantas francesas de Flins (385 millones) y Dieppe (29). Montaje de Valladolid debió conformarse con 31,5 millones.

El análisis de los principales mercados de Renault revela que Europa ha ido perdiendo peso. Aun así, la firma conservaba el 27,2% de la cuota en Francia al cierre del 2005, el 12,1% en España, el 11,5% en Bélgica y Luxemburgo, el 9% en Holanda, el 7,1% en el Reino Unido, el 6,% en Italia y el 5,3% en Alemania. El potencial de los países del Este es innegable, hasta el punto de que la empresa acapara el 54,6% de las ventas en Rumanía y el 16,3% en Turquía. Fuera destaca el caso de Corea del Sur, con el 10%. Una pista sobre las prioridades que puede tener la compañía en el futuro son los datos del primer semestre del 2006: fuera del viejo continente las ventas representan ya el 27,7% del total, merced a un incremento del 10,6% que se contrapone al desplome europeo del 7,6%.