«El futuro de la planta vallisoletana tiene que quedar despejado»

«La empresa no puede aprovechar esta coyuntura para mancillar a los trabajadores, sería un grave error. Haremos los esfuerzos con el fin de intentar conciliar los intereses legítimos de cada una de las partes y permitir un convenio global que sirva a todos, pero no vamos a hacer cualquier cosa y a cualquier precio», dice Velasco, para quien el futuro de la factoría vallisoletana «debe y tiene que quedar despejado».