Quintás señala en Salamanca que las cajas españolas son el primer inversor social del mundo

El presidente de la CECA asegura que el beneficio neto de las entidades ha aumentado en el 33% desde enero

F. GÓMEZSALAMANCA
Juan Ramón Quintás y Lorenzo Rodríguez, durante la charla. / J. T./
Juan Ramón Quintás y Lorenzo Rodríguez, durante la charla. / J. T.

El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros, Juan Ramón Quintás, destacó ayer en Salamanca que estas entidades financieras se han convertido, con más de 1.350 millones de euros al año, en los primeros inversores sociales en el mundo «por encima incluso de la Fundación de Bill Gates». Quintás participó en Salamanca en el ciclo de conferencias organizado por Caja Duero con motivo de su 125 aniversario, donde destacó que en este tiempo las cajas «han pasado de ser una forma bancaria casi marginal a convertirse en una fuerza importantísima de la economía española».

De hecho, el presidente de la CECA subrayó que con los datos conseguidos por las cajas en el mes de octubre, sus activos han logrado ya «igualar o incluso superar» el total de Producto Interior Bruto de España, con más de un billón de euros, «una cifra que no pueden alcanzar todos los sectores de producción».

Quintás señaló que compartiendo la vocación de lucha contra la exclusión financiera de algunas capas de la sociedad con otras cajas europeas, las españolas «han conseguido depurar un modelo propio terriblemente eficaz», que calificó como «el modelo de banca minorista más eficiente del mundo». De hecho afirmó que «hemos conseguido ganar cuota de mercado a la banca española que es eminentemente conquistadora». Proceso de crecimiento en el que recordó la excepción vivida en lo que consideró «largo periodo negro» en el que la capacidad de actuación de las cajas estuvo «secuestrada» por las dictaduras de Primo de Rivera primero y después de Franco.

«Hijas de la libertad»

En este sentido, el presidente de la CECA defendió que las cajas son «hijas de la libertad» y abogó por «establecer mecanismos de defensa de su autonomía del apetito de los poderes públicos».

Sin embargo, Quintás remarcó que esta defensa «debe basarse en una leal colaboración sin subordinación», ya que manifestó que «a través de nuestra obra social a la hora de construir residencias para mayores o guarderías no podemos estar de espaldas a lo que hacen los poderes públicos de cada territorio».

En cuanto a las perspectivas de futuro, señaló que las cajas están viviendo un año en el que «todos los indicadores nos han salido bien», lo que ha fraguado en un crecimiento neto del 33% en los siete primeros meses y un crecimiento de cinco puntos en el coeficiente de eficiencia. Sin embargo, Quintás incidió en que la situación de crecimiento de la economía española «se asienta en un principio altamente inestable», basado en los bajos tipos de interés y la construcción.

Por este motivo, señaló que «si en cinco años no tomamos medidas agresivas, ambiciosas y audaces, nos vamos a encontrar con problemas».