La historia al descubierto

El bajo nivel de agua embalsada en el pantano permite ver los restos de las desaparecidas localidades de Villanueva del Río, Cenera de Zalima y Frontada

NURIA ESTALAYOAGUILAR DE CAMPOO
Tres personas contemplan los ojos del puente de Villanueva del Río. / NURIA ESTALAYO/
Tres personas contemplan los ojos del puente de Villanueva del Río. / NURIA ESTALAYO

A pesar de los efectos devastadores que conlleva la sequía, aún se puede encontrar algún elemento positivo dejado por la falta de agua. El descenso de las aguas en el embalse de Aguilar de Campoo ha dejado al descubierto los restos de las antiguas construcciones pertenecientes a los diferentes pueblos anegados con la construcción del pantano a principios de la década de los sesenta.

Villanueva del Río, Cenera de Zalima y Frontada desaparecieron bajo las aguas en beneficio de la obra hidráulica, teniendo forzosamente que trasladarse sus vecinos a otras localidades, entre ellas Aguilar de Campoo. En los años de sequía como éste, de nuevo valles, prados y restos arquitectónicos vuelven a resurgir recordando la existencia y la historia de cada uno de estos desaparecidos -aunque no olvidados- pueblos y habitantes que durante varios siglos estuvieron residiendo en estos parajes.

Los cinco ojos del puente

Un hermoso ejemplo arquitectónico es el puente medieval de Villanueva del Río. Sus cinco ojos, regados por el río Pisuerga, vuelven a abrirse con la retirada de la mayor parte de las aguas del embalse. Muchos son los curiosos que se acercan hasta esta edificación durante la época estival para poder contemplarlo y comprobar, con cierta lástima, cómo cada año va perdiendo parte de su fortaleza. Aunque algunas zonas del puente hayan perdido firmeza y se hayan fragmentado con el derrumbe o desaparición -quizás expolio- de sus piedras, aún permite al osado caminante atravesarlo y cruzar, de un lado para otro, sobre su cúspide.

La bajada del nivel del pantano también regala otras vistas, como es el redescubrimiento del pueblo de Villanueva. Los restos de las piedras, aun tímidamente distribuidas en lo que fueron gruesos muros, nos permiten adivinar la ubicación de las viviendas, y el lugar por donde atravesaban sus calles. Quizás un buen observador o bien informado visitante pueda distinguir, además, el original emplazamiento de la iglesia de San Juan Bautista, trasladada a la Huerta de Guadián de Palencia.

Asimismo, en esta explanada, no muy lejos del puente, siguiendo el curso del río Pisuerga hacia su nacimiento, el paseante se tropieza con los restos del molino Peña Cutral, utilizado en su día para abastecer de luz a la población. Otro de los aspectos que se puede contemplar en este lugar son los extensos prados y, en otrora, campos de cultivo que se tragó el embalse.

No obstante, no es tan emocionante para el visitante dirigir la mirada hacia el suelo y ver cómo aquellas fértiles tierras se muestran hoy secas y agrietadas. Donde en otro tiempo crecía el centeno, el trigo, el lino o la legumbre, donde antes paseaban las yeguas y demás ganado, hoy se pisa sobre áridas fincas, como consecuencia de la sequía.

Iglesia de Santa Eugenia

También el pueblo de Cenera de Zalima se niega a morir del todo, y así resurge del pantano con el descenso del agua la torre de la iglesia de Santa Eugenia, gritando al visitante que aún sigue allí, y demostrando que estuvieron poblados y llenos de vida esos campos. De esta iglesia se rescató una portada románica que fue instalada en una de las dependencias del castillo de Monzón de Campos.

Del mismo modo, en Frontada se pueden vislumbrar ahora restos de antiguas edificaciones sacrificadas por las aguas del pantano. En este lugar se halla presente y siempre a la vista, la iglesia de San Andrés. Dada su alta ubicación, ni es ni ha sido nunca cubierta por las aguas del embalse. En estos terrenos, en parte despejados estos días, se encontraba la ermita de Nuestra Señora de Llano, cuyas piedras, vigas y tejas se utilizaron para la construcción de la nueva ermita del mismo nombre, ubicada en el municipio de Aguilar, no muy lejos del embalse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos