Zaiyu Hasegawa y las japonesas